Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu amaga con retirar su apoyo a Zapatero

Si hasta ahora, la presión al Gobierno sobre la legalización o no de las candidaturas de Bildu procedía del PP, ayer le correspondió al PNV, en un sentido opuesto al del primer partido de la oposición. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, lanzó una severa advertencia al Gobierno y le amenazó con no apoyar los próximos Presupuestos si finalmente se impugnan las candidaturas de Bildu. Urkullu valora que el Gobierno no ha respondido al espíritu de lo que venía hablando con José Luis Rodríguez Zapatero sobre Sortu y Bildu en las últimas semanas.

Urkullu precisa que la decisión del Gobierno de impugnar, a través de la Abogacía del Estado, todas las candidaturas de Bildu, así como la identificación que el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha hecho de esta coalición electoral con la estrategia de ETA, chocan con la posición que Zapatero había mantenido con él en conversaciones recientes.

Tras confesarse "decepcionado" por Zapatero, Urkullu, en una intervención, ayer, en el Foro Nueva Economía, de Madrid, se preguntó: "¿Por qué no responde a las bastantes conversaciones que hemos mantenido ambos sobre que estábamos alumbrando un nuevo tiempo? ¿Por qué el hombre que en 2005 entendió que se abría un nuevo tiempo no ha sido audaz ahora?".

El presidente del PNV aclaró que tanto él como Zapatero han compartido que la normalización política de Euskadi pasa por la participación de Bildu en las elecciones en un momento que califica de "cambio de ciclo". "Estamos asistiendo a una más que probable oportunidad de iniciar un nuevo tiempo en Euskadi", señaló Urkullu.

El presidente del PNV estima que ese cambio de ciclo se materializa en el alejamiento de la izquierda abertzale de la violencia de ETA, que cree "irreversible" y, por tanto, "no hay motivos políticos que respalde la sociedad vasca ni argumentos jurídicos para evitar la presencia legal de quien ha desterrado la violencia de su acción política".

Tras apuntar que la mayoría de la sociedad vasca está por la participación electoral de Bildu,señaló que su ausencia "cuestiona la apuesta política del Gobierno español por aprovechar este momento".

Urkullu atribuye a Rubalcaba la actitud tan beligerante del Gobierno hacia Bildu porque "como supuesto candidato a la presidencia del Gobierno" trata de cubrirse de los ataques del PP que se han centrado en su política en Interior.

El presidente del PNV está preocupado por el efecto que puede tener en la política vasca la ilegalización de las candidaturas de Bildu. "Producirá una sensación de victimismo", dijo. Aunque Urkullu no precisó más, se refería a que aumentará la radicalización en la sociedad vasca y, de ello, se beneficiará la izquierda abertzale.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2011