Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat ordena parar las obras de 11 estaciones de la línea 9 de metro

La construcción de paradas estará congelada al menos hasta que haya nuevos presupuestos - El Gobierno quiere buscar otro sistema de financiación

La Generalitat ha pedido formalmente a las empresas que construyen las 11 estaciones del tramo central de la línea 9 de metro que paren. La orden es clara: dejar de trabajar "hasta que se haya aprobado unos nuevos presupuestos", es decir, al menos hasta después de las elecciones municipales del 22 de mayo. El Departamento de Territorio y Sostenibilidad, responsable de las obras, aseguró ayer que la perforación con tuneladoras continuará, pero las estaciones quedan congeladas porque no son una prioridad.

"El túnel es importante que se continúe haciendo al ritmo previsto, pero las 11 estaciones no son una prioridad, porque de todas formas la línea no entrará en servicio hasta 2015. Hacer las estaciones es algo que se puede posponer", explicó ayer un portavoz del departamento dirigido por Lluís Recoder. El tramo en cuestión es el que teóricamente recorrerá la distancia entre La Sagrera y Zona Universitària.

El Departamento de Territorio asegura que las tuneladoras siguen perforando

El problema, señalan fuentes cercanas a la obra, es que las estaciones están muy atrasadas. Hasta ahora, parte de la obra de los otros dos tramos que conforman la línea (el de Zona Franca a Zona Universitària y el que llega al aeropuerto) se ha ido financiando mediante la concesión a empresas de la explotación de las estaciones terminadas. Ahora, sin embargo, las paradas del tramo central se encuentran en un estado muy inicial, por lo que la concesión no generaría suficiente capital. Por ejemplo, en Campus Nord y Prat de la Riba casi no han comenzado los trabajos. Y las arcas públicas no pueden asumir el enorme dispendio.

La Generalitat paralizará las 11 estaciones, y de momento no ha indicado una fecha de reanudación. Ayer se limitó a señalar que el parón no implicará un retraso de la puesta en marcha de la infraestructura. No garantizó que los nuevos presupuestos del Gobierno de CiU para 2011 incluyan partidas para las paradas. "Se trata de adecuar el ritmo de la construcción de estaciones a los presupuestos de cada año", señaló un portavoz.

Antes de seguir adelante, el Gobierno estudia otros modos de financiación diferentes del anterior. No han decidido todavía si incluirán concesión a empresas. Lo que sí tienen claro es que habrá que "dimensionar correctamente las estaciones al uso real que tendrán".

Aunque las estaciones quedan congeladas, a lo que sí se compromete la Generalitat es a que las tuneladoras sigan adelante. El coste de perforación es el más elevado y el que más riesgos comporta, ya que topar con minerales no previstos o depósitos de agua puede variar sustancialmente el ritmo de construcción. Actualmente hay tres tuneladoras: una en Zona Franca, otra entre Guinardó y Lesseps y una tercera en Zona Universitària. Las dos primeras están paradas, pero según Territorio "solo es una parada técnica habitual, que se hace para revisiones y mantenimiento". Las tres, aseguran, están ahora activas, a pesar de que la de Zona Franca estuvo más de año y medio parada por problemas con el terreno.

La línea 9 de metro ha sido un dolor de cabeza para el consejero Lluís Recoder desde que llegó al cargo. En su primera comparecencia ya señaló que quizá se replantearía algunas estaciones. Ante el revuelo, aclaró que solo se retrasarían cinco, porque estaban próximas a otras salidas: Ciutat Aeroportuària, Eixample Nord, Manuel Girona, Muntanya y Motors. Ahora, la lista de estaciones congeladas, se amplía hasta 14.

Todos los candidatos a alcaldía de Barcelona han mostrado su apoyo a que la línea 9 sea terminada. Incluso Xavier Trias, del mismo partido que Recoder, la calificó el pasado martes de "importantísima" en un encuentro del Colegio de Ingenieros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 2011