Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se perfila como el único apoyo para los presupuestos

Artur Mas repitió ayer que el Gobierno que preside quiere ser ayudado para llevar adelante las medidas que necesita. Aunque el Gobierno catalán no ha concertado hasta ahora prácticamente nada con la oposición, la realidad comienza a imponerse y en CiU ya echan cuentas para ver de dónde sacan los ocho votos que les hacen falta para aprobar los presupuestos. Habiéndose descartado los socialistas catalanes para sacar adelante las cuentas de la Generalitat, ahora todo apunta a las filas del Partido Popular.

Pero, sabiéndose más necesarios, los de Alicia Sánchez-Camacho comenzaron a subir ayer el precio de un eventual apoyo. La supresión del impuesto de sucesiones es un paso importante, pero no basta, dijo el portavoz del PP, Enric Millo, que reclamó cambios de fondo en la política económica y fiscal del Gobierno.

A la izquierda del PSC la indignación es total. "Lo que no entiende nadie, nadie, es que estos recortes se hagan al mismo tiempo que las arcas dejan de ingresar 400 millones de euros a través del impuesto de sucesiones", dijo la portavoz de Iniciativa, Dolors Camats.

Los sindicatos mayoritarios emitieron sendos comunicados en los que lamentan la decisión del Gobierno de CiU. CC OO llamó a la movilización de los trabajadores contra la "irresponsabilidad" del Ejecutivo, y UGT recordó que manteniendo el impuesto se evitarían parte de los recortes de la sanidad pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011