Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La población extranjera cae por primera vez

La nacionalización es una de las causas del descenso en 17.000 inmigrantes

Los nuevos datos del padrón publicados ayer cifran el número total de residentes en España en 47,1 millones de personas, un 0,3% más que el 1 de enero de 2010. Muy parecidos a los anteriores, los datos del INE muestran, sin embargo, que el número de extranjeros cae por primera vez, después de años de tendencia contraria, en 17.067 personas. La población extranjera suma 5,7 millones de personas, 2,4 millones comunitarios, y supone el 12,2% del total de inscritos. Son todavía datos provisionales. Y solo se causa baja en el padrón tras dos años sin renovación, por tanto, todavía no se conocen las bajas más recientes, en los años más rigurosos de la crisis.

El aumento global en 129.788 personas se debe al incremento en 146.855 del número de españoles menos los 17.067 extranjeros. Estas cifras son interpretables, "porque tan levísimas variaciones pueden ser engañosas: esos 17.000 extranjeros menos pueden estar perfectamente compensados con las nuevas nacionalidades", explica el catedrático de Sociología de la Complutense, Joaquín Arango. Por tanto, quizá el aumento de españoles incluye un buen puñado de extranjeros que se han nacionalizado. "En efecto, yo me atrevería a afirmar que la mitad de ese incremento son en realidad nacionalizaciones de extranjeros", sigue Arango.

"Llegan menos jóvenes de 20 a 34 años y se van más", dice un experto

Entre los que se empadronaron y los que han causado baja cabe señalar que crece el número de extranjeros comunitarios (42.319) mientras que los no comunitarios descienden un 0,3%. Al aumento de los primeros contribuyen en mayor medida los rumanos, que no tienen limitación para entrar en España ni obstáculos para su pleno desarrollo laboral. Son la comunidad más numerosa (864.278 rumanos), que además experimenta el mayor crecimiento en términos absolutos; en segundo lugar se sitúan los marroquíes (769.920). Después los ciudadanos de Reino Unido, ecuatorianos, colombianos y alemanes.

Las mujeres suponen el 50,7% del total, una proporción que se invierte si solo se tiene en cuenta a la población extranjera, donde los varones son más de la mitad, el 52,2%, concretamente.

La pirámide poblacional española muestra su curva más abultada a medida que avanza la edad. El grueso de la población se concentra entre los mayores de 45 años, que suponen el 42,5%. La procedencia de los inscritos revela en este punto grandes diferencias, pues mientras entre los extranjeros el 60,9% tiene entre 16 y 44 años, solo el 39,2% de los españoles está en esa franja de edad.

Sin embargo, "por datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), se sabe que se está produciendo un leve envejecimiento entre los extranjeros. Llegan menos jóvenes de 20 a 34 años y se van más", señala Arango. "Es lógico, en un contexto de crisis. Esta población tiene menos derechos adquiridos, se resignan menos y son más emprendedores. Por ahora es solo una leve tendencia, pero si se consolida el envejecimiento de la población extranjera será preocupante", dice Arango. Por comunidades autónomas, Andalucía, Cataluña y Madrid son las que han experimentado un mayor crecimiento poblacional, mientras que, como ya es habitual, Castilla y León, Galicia y Asturias pierden habitantes. También Aragón, que se queda casi sin 2.000 empadronados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011