Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La sucesión de Zapatero

Zapatero quiere que el nuevo líder tenga tiempo para forjar su oferta

Cree que el "momento del anuncio" dará estabilidad para agotar la legislatura

Ha sido una estrategia "muy meditada, muy interiorizada" y una parte fundamental de la misma se centra en "el momento" del anuncio. Este fue el comienzo de la explicación interna que el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ofreció a la Comisión Ejecutiva Federal de su partido, la primera después del anuncio el pasado sábado de que no volverá a aspirar a la presidencia del Gobierno de España. Nadie le pidió explicaciones, pero él quiso ir un poco más allá de lo que fue en el Comité Federal de su partido. Quedó claro para todos que ha querido dejar tiempo suficiente para que el candidato que resulte elegido en primarias, en el mes de julio, "tenga tiempo suficiente para forjar su candidatura y la oferta programática que hará a los españoles en 2012", según señalan asistentes a la reunión de ayer.

El presidente reconoce que con su decisión favorece la campaña

En el relato para los suyos estableció que con su anuncio quería provocar tres efectos. El primero, ofrecer "la seguridad" de que la legislatura terminará y que va a dedicarse plenamente a la tarea de gobierno. Sin la obligación de ser el candidato se podrá "concentrar" en tratar de atajar la crisis económica, aseguran que dijo. Al anunciar que no será candidato termina la especulación sobre su futuro que tanto "podría perturbar" el desarrollo de la campaña de las elecciones municipales y autonómicas del próximo 22 de mayo.

Asistentes a la reunión aseguran que solo hizo mención al "ruido", pero no a la presión de los barones socialistas para que aclarara su futuro cuanto antes. "Podemos afrontar las elecciones sin la sombra de la decisión y hoy estamos mejor que antes del sábado para hacer oír nuestra voz de lo que hemos hecho en los municipios y en las comunidades". Estas son ideas y frases que interlocutores de la ejecutiva atribuyen a Zapatero.

Y en esa línea, el presidente pidió a su partido que defienda el Plan E con sus 13.000 millones de euros repartidos entre los más de 8.000 Ayuntamientos de España, así como la política social del Gobierno. Ya empezó a hacerlo el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, nada más terminar la reunión de la ejecutiva.

Y la idea de "estabilidad" hasta marzo de 2012, fecha de las próximas elecciones, así como que Zapatero es un dirigente "de presente y de futuro", que transmite "plena seguridad" en llevar adelante la tarea de gobierno, fue otro de los mensajes que Iglesias quiso transmitir. No es de extrañar, tras haber escuchado en la reunión al presidente del Gobierno recordar que aún queda una cuarta parte de la legislatura. "Le he visto en plena forma; lo peor para él fue el 12 de mayo pasado, cuando tuvo que afrontar medidas y tomar decisiones dificilísimas", explicó Iglesias.

Sí, dentro de la reunión, el presidente del Gobierno dejó claro que "el momento" de su decisión es relevante porque tiene tiempo suficiente para completar la legislatura y para que el candidato que salga de las primarias tenga tiempo suficiente para organizarse. El presidente habló del margen temporal que tenía el futuro candidato "para preparar su candidatura y su oferta programática", que podrá ser diferenciada, en algunos aspectos, de la labor final de este Gobierno.

Nadie le pidió explicaciones sobre nada ni tampoco los pocos miembros de la ejecutiva que habían estimado previamente que no debía anunciar ahora su decisión lo reiteraron. Todas las intervenciones fueron para agradecer al presidente su "gesto", "su generosidad", "su coherencia"... y para criticar al PP por su reacción ante el anuncio de Zapatero.

Los populares han emprendido con fuerza la denuncia de que a partir de ahora el presidente del Gobierno no está en plenitud de funciones y, además, estará muy entretenido con su sucesión. Precisamente toda la intervención de Zapatero de ayer se sostuvo en tratar de demostrar que nada de eso tiene que suceder.

En esa línea fueron muchas de las intervenciones en la ejecutiva. Desde una perspectiva jurídico constitucional, Juan Fernando López Aguilar, responsable de los eurodiputados socialistas españoles, trató de desmontar la mala utilización que el PP hace de la figura del pato cojo norteamericano. Esta expresión se utiliza para los dos meses que el titular saliente de la Casa Blanca pasa entre las elecciones de noviembre y la toma de posesión del nuevo presidente en el mes de enero. No será el caso de España, porque Zapatero no comparte el Gobierno con nadie sino que las decisiones las sigue tomando él, aseguran en el PSOE. Y varios de los presentes recordaron el año y medio que pasó el PP de especulaciones sobre quien sería el elegido por Aznar hasta que optó por Rajoy.

"Sopas con honda a Rajoy"

Ni una palabra hubo en esta ejecutiva sobre nombres propios, es decir, sobre personas concretas que pudieran aspirar a suceder a Zapatero. Pero sí hubo toda suerte de loas hacia el procedimiento de elecciones primarias. Las primeras, de José Luis Rodríguez Zapatero.

"La respuesta que ha dado esta mañana Elena Valenciano cuando le han preguntado sobre candidatos me parece muy acertada, es lo que tenemos todos que decir: cualquiera de nuestros candidatos da sopas con honda a Rajoy".Es lo que dijo Zapatero ayer parafraseando a la responsable de Política Internacional y portavoz del comité electoral del PSOE, cuando fue preguntada al respecto en RNE. "Nosotros sacamos fuerza de la democracia y esta nos hace más fuertes", aseguran que dijo Zapatero en referencia al proceso interno con el que su partido elige a sus candidatos. Además, dio por seguro que no solo a los militantes socialistas les gusta ejercer ese derecho, sino que también los ciudadanos valoran a quien se dota de ese mecanismo de elección.

Sobre la excelencia de las primarias y sobre la decisión de Zapatero se extendieron muchos miembros de la ejecutiva. Pero nadie se refirió a los dos posibles candidatos: Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente primero del Gobierno, y Carme Chacón, ministra de Defensa. Ambos estaban en la reunión de ayer, como miembros de la ejecutiva que son, pero no tomaron la palabra para ningún asunto.

"Nuestros candidatos tienen un origen democrático y los otros, los del PP, tienen un problema original" y, por tanto, "tienen menos credibilidad", opinó Marcelino Iglesias. Las respuestas del secretario de Organización del PSOE fueron de ese tipo, ya que no señaló si tenía alguna preferencia: "La ejecutiva no tiene candidatos". Y pospuso nuevas posiciones al tiempo fijado para ese asunto, es decir, tras las elecciones del 22 de mayo. "Las primarias son para el verano", dijo Iglesias recordando la expresión del candidato de Castilla y León, Óscar López.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011

Más información