Unda desvela el "riesgo" de cargar con 24 millones de pérdidas de Epsilon

Detrás de su instalación en Álava figuran dos imputados en el 'caso Miñano'

El consejero de Industria, Bernabé Unda, oficializó ayer en el Parlamento el "grave riesgo" de que el Gobierno tenga que cargar con unas pérdidas de hasta 24 millones originados por la firma Epsilon, instalada en el Parque Tecnológico de Miñano. "Su situación afecta de forma preocupante al Gobierno", añadió, ya que sus auspiciadores le hicieron responsable legal último de un eventual fracaso económico de la compañía. Significativamente, se trata de algunos imputados por el Juzgado número 4 de Vitoria por presuntas irregularidades en la compra de terrenos para el parque: su director con el anterior Gobierno, Alfonso Arriola, y el también entonces presidente de la Red de Parques Tecnológicos de Euskadi, Julián Sánchez-Alegría.

El PNV incluyó 3,5 millones a Epsilon procedentes de las cuentas de Madrid
Los gestores de Miñano volcaron sobre el Gobierno las obligaciones

El consejero Unda, pendiente de varios informes que ha encargado, adelantó en la tribuna de la Cámara una primera impresión: "Sí parece que se han incumplido los requisitos legales" para dar a esa empresa todas las facilidades que se le concedieron. Al parecer, faltan los dos imprescindibles: un informe de la dirección de Finanzas del Gobierno vasco, dependiente de la consejería de Hacienda, en la época de los hechos bajo responsabilidad de la vicelehendakari Idoia Zenarruzabeitia, y la notificación a la Unión Europea. Otra diputada foral de Xabier Agirre, y hermana de la ex vicelehendakari, Arantza Zenarruzabeitia, puede salir salpicada en este asunto, como consejera que era del Parque de Miñano en el momento en que ratificó los pasos que ahora hacen recaer sobre las arcas públicas todas las probables pérdidas.

Consciente del quebranto que puede ocasionarle el fracaso de este proyecto, el Gobierno se esforzó especialmente en buscarle inversionistas en el viaje que realizó el lehendakari a Emiratos Árabes, pero nadie se interesó por él. Ahora, la empresa dice tener un inversor de ese mismo país que aportaría 50 millones. Es su única oportunidad.

Unda ofreció los detalles de la situación límite en que está la empresa en respuesta a una interpelación del parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro. Este atribuyó al PNV el impulso a su instalación en Álava y explicitó sospechas de financiación irregular, clientelismo y "directamente corrupción" con el anterior Gobierno, al favorecer un proyecto que, según afirmó, "era un bluff desde el principio". Pese a ello, destacó, "fue una firma muy cuidada con dinero público". Efectivamente: el Parque de Miñano le prestó 2,7 millones para la compra del terreno para su edificio; Kutxa y Vital le dieron, a partes iguales, 16 millones, mientras en subvenciones obtuvo otros 6,4 millones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según la explicación de Unda, las obligaciones en las que se embarcó al Gobierno son dos, y la primera, de enero de 2008, es la venta por 2.625.840 euros del terreno, con pago aplazado y una garantía hipotecaria a favor de Miñano. Están pendientes 2,2 millones y la empresa pidió hace dos semanas el aplazamiento del pago del principal y los intereses, igual que ha hecho con el resto de sus créditos. Pero no es la operación más relevante ni preocupante. Peor fue la firma, en enero de 2009, de una nueva hipoteca, en una notaría de Vitoria y a cuatro bandas -Epsilon, las cajas Vital y Kutxa y el parque de Miñano. En ella el parque supedita su derecho al eventual cobro de esa deuda de 2,2 millones a que las cajas recuperen antes la suya, de 16 millones, lo que, según Unda "convierte en papel mojado" la hipoteca sobre el terreno. Pero "hay aún un elemento de mayor preocupación", relató. En la misma notaría y de forma simultanea o consecutiva, desveló el consejero, se firmó un contrato privado, elevado a escritura pública, entre las dos cajas y el Parque Tecnológico. En él, este adquirió el compromiso de acudir a subasta y pagar por el terreno y el edificio de Epsilon entre 14,6 y 22,5 millones, en el caso de una mala marcha del negocio que condujera a una ejecución hipotecaria. "En otras palabras", aclaró Unda, "la garantía de la primera hipoteca es la misma garantía de la segunda y, además, el avalista final, el garantista, es el Parque, las instituciones públicas, el Gobierno". "Es la empresa en la que mi departamento tiene más riesgo", confesó, pese a lo cual se comprometió a tratarla en igualdad de condiciones respecto de otras "si tiene viabilidad". Eso sí, sin asumir ningún riesgo más.

Bernabé Unda y Gemma Zabaleta, durante el pleno de control de ayer en el Parlamento vasco.
Bernabé Unda y Gemma Zabaleta, durante el pleno de control de ayer en el Parlamento vasco.PRADIP J. PHANSE

Frenazo en seco

Epsilon Euskadi ha pasado en ocho años de viajar a 300 kilómetros por hora a lomos de la subvención pública, a pegar un frenazo en seco y dejar un agujero de unos 24 millones.

La visión de Joan Villadelprat de utilizar la competición automovilística como herramienta para estimular la formación, y la I+D+i, no ha funcionado. Epsilon nació en 2003 al participar con dos monoplazas en las "Nissan World Series". En el 2004 se instaló en Azkoitia (Guipúzcoa) y en 2005, Robert Kubica ganó en el circuito de Bilbao junto a Epsilon Euskadi el campeonato de pilotos y constructores de las World Series by Renault. También participó en las 24 horas de Le Mans en 2008. Todo era brillante, pese a que el Ayuntamiento de Bilbao se encontró con un agujero de 10 millones de euros por aquella carrera. En 2009, Epsilon Euskadi trasladó su sede al Parque Tecnológico de Miñano después de negociar ese tránsito con la dirección de esta centro ahora imputada por varios presuntos casos de corrupción. Allí han levantado un Centro de Innovación Tecnológica de 17.000 metros cuadrados con un túnel de viento que, pese a ser único, apenas sopla.

Tres preguntas clave y unas cuentas

El consejero de Industria acabó su explicación a la Cámara lanzando tres preguntas que se deducían de los hechos que expuso y para las que dijo no tener respuesta aún. Las jerarquizó de este modo:

Primera: "¿Por qué el Parque pactó una garantía de recompra en el caso de ejecución hipotecaria, que tiene toda la apariencia de un aval encubierto, no pasando los trámites legales que, según la información que obra en nuestro poder, debería haber pasado?". Se trata de los informes de la dirección de Finanzas del Gobierno vasco y de la comunicación a la Unión Europea.

Segunda: "¿Cómo el Parque pudo asumir unas potenciales obligaciones financieras a las cuales no podría responder por sus propios medios, sin contar con el beneplácito de quien debería garantizarlas en el futuro para hacerles frente?". Esta última alusión se refiere al propio Gobierno vasco.

Tercera: "¿Cómo es posible que el Parque aceptara un planteamiento de desarrollo de negocio con una distribución de riesgos entre promotor e instituciones públicas en que estas últimas asumían la práctica totalidad del riesgo, siendo la aportación económica del promotor casi simbólica?". El consejero no dio cifras, pero frente a los muchos millones obtenido en Euskadi en préstamos y subvenciones públicas, Epsilon tiene solo un capital social de poco más de 92.000 euros.

Que el PNV peleó a fondo por el proyecto, en Euskadi y fuera, es un hecho: Epsilon fue destinataria de 3,5 millones peleados por su grupo en el Congreso en la negociación presupuestaria. La empresa acumula, desde su establecimiento en Álava hace tres años, pérdidas de 7,8 millones y tiene fondos propios negativos de 1,4 millones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS