Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento promete 51.300 millones para el corredor mediterráneo

Blanco asegura que el eje ferroviario funcionará en 2020 - La unión con Algeciras, sin fecha - El Gobierno defenderá ante Europa otras dos posibles conexiones con Francia

José Blanco, ministro de Fomento, prometió ayer en Barcelona que el Estado invertirá 51.300 millones en el corredor mediterráneo, el eje ferroviario de velocidad alta, con ancho europeo y un mínimo de doble vía (una para mercancías y otra para pasajeros) que conectará Almería con Portbou (Alt Empordà) antes de 2020. A "largo plazo", aseguró Blanco, el eje ferroviario llegará también hasta Algeciras, principal puerto de España en mercancías, una pieza del rompecabezas mediterráneo que, de momento, solo ha quedado esbozada.

El corredor discurrirá por Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. El proyecto ha servido para tejer una inusual complicidad entre las cuatro comunidades gobernadas por diferentes partidos (CiU, PP y PSOE). 1.300 kilómetros en torno a los que vive casi el 40% de la población española y donde se genera más del 48% del PIB. El plan de Blanco incluye un compromiso presupuestario de 51.300 millones. En realidad, Fomento se apunta en este montante 8.400 millones ya ejecutados. De los 42.900 millones restantes, antes de 2020 se invertirán 25.400. Irán destinados a poner a punto los tramos desde Portbou a Almería, incluyendo, además, nudos logísticos y accesos directos hasta los puertos. Además, adelanta a 2013 el tramo de alta velocidad entre Valencia y Tarragona. El resto del dinero estará destinado a la futura unión con Algeciras.

El AVE entre Tarragona y Valencia funcionará en 2013

Blanco expuso un programa que calificó de "asignatura pendiente" y que supera, sobre el papel, las expectativas más ambiciosas, excepto en el punto de conexión sur. Sin embargo, advirtió Joan Amorós, secretario general de Ferrmed, lobby defensor del corredor, "falta ver qué pasará en Europa". La UE decidirá en mayo qué ejes europeos considera prioritarios y, por tanto, merecen financiación comunitaria. España no apostará por un proyecto: defenderá tres. "Llevar tres no tiene sentido. Nos resta posibilidades", cree Amorós."Esta es la España que queremos: una España sin kilómetro cero". Blanco no pudo ser más gráfico al resumir la filosofía de un proyecto que pretende enlazar Portbou con Algeciras por tren. Por primera vez en mucho tiempo, Blanco hizo una apuesta por ese eje y justificó el retraso por razones históricas. "Tenemos la herencia y la inercia de un Estado hipercentralizado. Son 500 años contra 30 de estructura democrática descentralizada", dijo en la presentación del proyecto.

Pese a su canto al Estado descentralizado, el ministro no aclaró cuál será su proyecto prioritario para presentar a la Unión Europea, que, posiblemente, solo aporte fondos para financiar uno. Sobre la mesa de Blanco está el proyecto del eje mediterráneo; el segundo es el corredor atlántico, que incluye la conexión Francia-Portugal a través del País Vasco y, el tercero, es la travesía central del Pirineo (TCP), un paso a Francia por Aragón, mediante un túnel de 40 kilómetros. Esta obra faraónica que horadaría los Pirineos costaría unos 8.000 millones de euros para conectar Francia-Zaragoza-Madrid-Algeciras.

El eje mediterráneo teje, en cualquier caso, tantas complicidades que no fue ayer un día de reproches. Artur Mas, presidente de la Generalitat, que ejerció de anfitrión en la Llotja de Mar, archivó ayer sus acusaciones de falta de lealtad institucional al Gobierno central. Todo fueron parabienes. Mas, que realizó un largo rato de su discurso en catalán hasta cambiar seis veces de idioma, agradeció a Blanco la "claridad" de su plan y la exactitud del mismo. "Suena bien", afirmó para señalar que es el primer gran proyecto español que no gira en torno al centro de la Península. "El corredor no es una medalla para ningún Gobierno", dijo recordando que las comunidades están gobernadas por partidos de diferente color. "Es una arteria vital para nuestra economía".

Escamado por el incumplimiento de algunos acuerdos, como el fondo de competitividad, Mas avisó al ministro que guardará con cuidado el pen drive que recogía el proyecto y su previsión. "Nos vamos a guardar ese magnífico pen drive para que el calendario se cumpla", señaló.

Quedan sombras aún por despejar del proyecto final. Por ejemplo, no hay fecha para conectar Almería y Algeciras. O sea, el primer puerto de España quedará, al menos hasta 2020, enlazado con Madrid y de ahí se conectaría con Barcelona. Es decir, estaría a expensas de si, finalmente, se horada el Pirineo. Satisfecho con el anuncio de la licitación de las obras del AVE que conectarán Tarragona-Valencia en 2013, Mas se cuidó mucho de mencionar Algeciras. Pero no así los otros representantes de las comunidades autónomas. El consejero de Fomento de la Generalitat valenciana, Mario Flores, y el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, ambos del Partido Popular, coincidieron en señalar que el eje prioritario debe ser el Mediterráneo. Flores subrayó que ese básico conectar Algeciras con Lyon. Y Valcárcel fue más explícito: dijo que la música del proyecto le gustaba, pero habló también de prioridades. "No se trata de si un corredor es compatible o no con otro, sino cuál es el principal. Y ese es el mediterráneo", afirmó. Y reforzó su postura con datos: "Es prioritario para los intereses de España porque estamos en el escenario del 40% de la población; el 40% del PIB y el 50% de las exportaciones". La consejera de Obras Públicas de Andalucía, Josefina Cruz, la única socialista, prefirió destacar el "hito" histórico que supone conectar Murcia y Almería por tren. Y después no mostró preferencias y mencionó la existencia de los tres ejes.

Mientras tanto, una comisión de 13 eurodiputados está en Barcelona para conocer la importancia de la infraestructura ferroviaria y que vean que no se trata de un "capricho", como lo definió Mas, del sur de Europa. Los eurodiputados visitaron el aeropuerto de El Prat y la conexión ferroviaria de la planta de Seat en Martorell con el puerto y Zona Franca. Por la noche, tuvieron una audiencia con el alcalde Jordi Hereu y hoy la tendrán con Mas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2011