Crítica:La lidiaCrítica
i

El día del espectador

Dos bajonazos, dos orejas. Y la gente feliz. Se trataba de eso, de contentar a un público ya de por sí fácil de contentar. Sería el día del espectador, sería. Porque ayer hubo más de los no habituales que de clientes fieles. A ello se sumó la presidencia, que hizo la vista gorda a dos infames navajazos y debió confundirlos con dos estocadas de Rafael Ortega, que en gloria esté.

El primero de esos sablazos alevosos lo propinó Rivera Ordóñez al cuarto. Y pena fue que acabara de manera tan indecorosa una bonita faena al mejor toro de la tarde. Hincó las rodillas Rivera para iniciar la faena. A tan llamativo saludo de muleta le siguió el toreo con la mano derecha, siempre por costumbre, por fea costumbre, perdiendo terreno entre pase y pase. Se acomodó Rivera entre la barrera y las rayas, y allí se sintió a gusto. También el toro descolgó y, muy noble, acudió cálido a la cita. Vino entonces lo mejor, precisamente con la izquierda. Hasta pareció recrearse Rivera en los remates y airosas salidas de la cara del buen toro. Tan dulce ejemplar y faena tan sutil, no merecían el final que Rivera preparó. Una pena.

JANDILLA, VEGAHERMOSA / PAQUIRRI, FANDI, TALAVANTE

Toros de Jandilla, el sexto con el hierro de Vegahermosa. Sin presencia los tres primeros y correctos el resto. Bueno el cuarto y descastados los demás

Rivera Ordóñez, Paquirri: dos pinchazos y media baja (silencio); bajonazo trasero (oreja). El Fandi: bajonazo y descabello (silencio); entera baja (oreja). Alejandro Talavante: pinchazo y descabello (silencio); cuatro pinchazos -aviso-, y nueve descabellos -segundo aviso- (división de opiniones).

Plaza de Valencia, 13 de marzo. Segunda de Fallas. Tres cuartos de entrada.

Final similar tuvo el quinto, pero antes de tan lamentable remate no hubo por donde salvar la faena de El Fandi. Sin entrega, sin humillar y mirando al bulto por el pitón izquierdo, el de Jandilla tampoco se lo puso fácil al torero. Salvó El Fandi una colada traicionera del toro y lo que vino a continuación fue una lucha marrullera entre ambos. Sin vencedor ni vencido, El Fandi recetó otro bajozano que obtuvo premio. Culminación al día del espectador.

En sus primeros toros ni Rivera ni El Fandi lograron cuórum. El toro que abrió plaza, un colorado gordinflón y de trote cochinero, no ofreció nada. La faena de Rivera, incolora, inodora e insípida. También le costó mucho embestir al segundo, con el que Fandi tampoco alcanzó relieve.

Rivera y Fandi banderillearon en solitario a sus toros. Cumplidores y solventes, destacaron más en cuarto y quinto, respectivamente. Aunque esta vez no hubo el toque de arrebato físico y químico que suele aplicar El Fandi al segundo tercio.

Triste aparición de Talavante. Sin brillo en un tercero que, escaso de fuerzas, acabó parado. También fue a menos el sexto, con el que Talavante terminó contagiado antes de dar un mítin con el descabello.

Y un dato: del tercio de varas no se tuvo noticia alguna. Cierto es que no hizo falta picar.

Rivera Ordóñez, <i>Paquirri,</i> en un natural al cuarto toro.
Rivera Ordóñez, <i>Paquirri,</i> en un natural al cuarto toro.MÓNICA TORRES

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de marzo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50