Unió Mallorquina cambia de siglas "porque están estigmatizadas"

Unió Mallorquina ha decidido disolverse y crear un nuevo partido, Convergència per les Illes Balears, porque sus siglas "están estigmatizadas y criminalizadas por la corrupción y el clientelismo", según anunció anoche el presidente de UM, Josep Melià. El nuevo partido acudirá a las elecciones del 22 de mayo.

El cambio de siglas se produce el mismo día que dos ex altos cargos públicos de UM, Cristina Cerdó, teniente de alcalde de Palma en alianza con el PSOE desde 2007 hasta febrero de 2010, y Mateu Cañellas, consejero de Deportes del Gobierno balear del socialista Francesc Antich en el mismo periodo, fueran detenidos por el caso Picnic. Cañellas quedó en libertad con cargos y a Cerdó se le pidió una fianza de 300.000 euros. Por este caso de presunta corrupción acudieron anoche al juzgado Melià y el secretario del partido, Joan Monjo. El fiscal pidió 1,6 millones de fianza a UM por responsabilidad civil.

Más información
Prisión con fianza para la exconcejal de Palma relacionada con la red de compra de votos
Tercera causa judicial por la red clientelar de Unió Mallorquina

Cerdó y Cañellas controlaron un operativo para captar militantes y eventuales votantes con los presupuestos de las instituciones y empresas contratistas. En el Ayuntamiento de Palma se pagaron durante tres años hasta 12 nóminas al mes a informadores medioambientales colocados por UM que llevaban de excursión, con dinero público, a unos 3.000 ciudadanos. En el Consell de Mallorca, entre 2003 y 2007, cuando UM era aliado del PP, se ejecutó el mismo plan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS