Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 años por la muerte de Ussía

Los tres porteros del Balcón de Rosales se sientan mañana en el banquillo

La máxima condena prevista para el homicidio: 15 años de cárcel. Eso es lo que pide el fiscal contra el supuesto autor material de la muerte de Álvaro Ussía en la discoteca Balcón de Rosales, Antonio Sánchez Serrano, alias Pitoño, de 33 años. Desde mañana se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Madrid, junto con otros dos porteros, David Sancio Gutiérrez y David Alonso de Aubarede. Para ellos el ministerio público pide 13 años de prisión, ya que les considera los cooperadores necesarios para cometer el crimen. Un jurado popular será el encargado de decidir si los tres son o no culpables.

Los hechos que se juzgan ahora ocurrieron a las 5.15 del 15 de noviembre de 2008 en la discoteca Balcón de Rosales, en el paseo del Pintor Rosales (Moncloa). Álvaro Ussía tuvo un pequeño incidente dentro del establecimiento: cuando estaba a punto de marcharse, empujó a su amigo Rafa y este, a su vez, a una mujer que resultó ser la novia de uno de los porteros del local. Y estos le sacaron de allí de inmediato.

Cuando Álvaro estaba en las escaleras que unían la discoteca con el paseo de Pintor Rosales, la emprendió a insultos con los porteros. Les espetó "foca" e "hijos de puta", según los relatos de los testigos. Tres de los porteros -todos acusados- salieron del local y se dirigieron hacia él, en especial Pitoño. Este le hizo la zancadilla y le tiró al suelo boca arriba, según recoge el fiscal en su escrito de acusación. "Intencionadamente, y siendo consciente de que con ello podía provocarle la muerte, se arrojó fuertemente contra él, tirándose de rodillas sobre su pecho. Se mantuvo así mientras le seguía golpeando, provocándole una rotura traumática del corazón", recoge el ministerio público.

Los otros dos acusados impidieron en todo momento que los amigos de Ussía le ayudaran o le quitaran de en medio a Pitoño. Es más, cuando el joven ya estaba moribundo en el suelo, comenzaron a pegarles patadas en el costado. Cuando llegaron los facultativos de una UVI móvil del Samur-Protección Civil, la víctima estaba inconsciente y no respondía a los estímulos de los facultativos. En ese momento, entró en parada cardiaca. Los médicos lograron sacarle de ella durante el traslado al hospital Clínico. Murió a las siete de la madrugada a consecuencia de la rotura del corazón.

La autopsia practicada al cuerpo por los forenses Enrique Fernández Rodríguez y Cristina García-Andrade confirmó este extremo: "La causa inmediata de la muerte es una rotura cardiaca de naturaleza traumática, siendo el mecanismo de producción más probable el de aplastamiento. Muerte de etiología violenta".

El fiscal considera a Pitoño como autor de un delito de homicidio con la agravante de abuso de superioridad. Los tres atacantes impidieron en todo momento que la víctima o sus amigos pudieran defenderse. El acusado se encuentra en prisión provisional desde el 17 de noviembre de 2008. La acusación particular, ejercida por la madre y los hermanos, solicitan la misma condena que el fiscal, según explicaron fuentes judiciales.

"Han sido dos años muy duros"

La familia del joven fallecido rechaza ir a la Audiencia

La madre y los hermanos de Álvaro Ussía no irán al juicio que empieza mañana en la Audiencia Provincial. Se trata de una decisión consensuada por toda la familia, que ha decidido que ya "es un tema de la justicia" y que son los magistrados los que tienen que dictar la sentencia. Así lo afirma a este periódico el tío de Álvaro, Javier Riera de Cubas.

"Para nosotros ha sido un tema muy difícil. Estos dos años han sido muy duros. Hemos dejado todo el tema en manos de nuestros abogados y queremos que sean ellos los que lleven el caso", declara el familiar. La familia ha afrontado la pérdida del segundo hijo de Beatriz Caballero "desde la fe católica". "La madre está sufriendo muchísimo. Es una desgracia muy fuerte y tenemos que afrontarlo como viene. Nosotros rezaremos para que no vuelva a suceder algo así", explica Javier Riera. "Además, el juicio no va a devolvernos por desgracia a Álvaro, que era lo que realmente nos importaba", añade a renglón seguido.

Desde el otro lado del teléfono se le saltan las lágrimas a Riera cuando recuerda a su sobrino: "Era un tipo fantástico. Acababa de cumplir 18 años y ese año terminaría segundo de Bachillerato, por lo que también iba a presentarse a la selectividad". Álvaro Ussía estudiaba en el colegio Monte Tabor, cuyos alumnos se movilizaron para pedir justicia y que se cerrara la discoteca Balcón de Rosales.

"Álvaro era un amante de la naturaleza y de todo lo que supusiera el deporte en general, sobre todo el esquí", rememora su tío. Entre los objetos personales que llevaba encima cuando murió estaban el carné de afiliado a la Federación Andaluza de Golf, además de la tarjeta VIP de Balcón de Rosales y una entrada al casino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 2011

Más información