Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento suspende todas las ayudas a las organizaciones sociales

El Ayuntamiento congela las subvenciones de 2010

La asociación Cuatro Ocas está situada en Tetuán. Trabaja con más de 150 niños del distrito en tareas de apoyo a la familia, alfabetización y castellanización de inmigrantes y seguimiento de adolescentes. En 2010 ha visto cómo su presupuesto se recortaba más de un 25%, porque contaba con recibir una subvención de alrededor de 30.000 euros del Ayuntamiento que no ha llegado. El recorte les ha llevado a despedir a uno de los tres técnicos y a pedir un préstamo al banco. "Si la situación actual se mantiene y sigue sin entrar dinero del Ayuntamiento y otros organismos, es muy posible que despidamos al resto de personal contratado en mayo o junio, y valoramos el cierre", aseguran.

Esta asociación y otras muchas son víctimas de los recortes impuestos por el Ayuntamiento por culpa de la crisis. La rebaja ha afectado a organizaciones que trabajan con menores, mujeres, familias, inmigrantes, personas sin hogar...

La concejalía de Familia y Asuntos Sociales convocó las ayudas para el año 2010 para estas organizaciones el 15 de diciembre pasado, cuando prácticamente había acabado el año. La cantidad asignada a estas subvenciones alcanzaba casi los cinco millones de euros, muy similar a la que se presupuestó en 2009. Desde el Ayuntamiento aseguran que se prevé que para marzo haya una decisión sobre las subvenciones de 2010. Y en cuanto a si habrá dinero para 2011, "la decisión se adoptará en función de la disponibilidad presupuestaria". La situación ya es límite para muchas asociaciones."Es un ataque a la participación. Están implantando un modelo liberal no solo en la gestión política, sino también en lo que se refiere a la ayuda a las organizaciones", asegura Milagros Hernández, edil de IU.

Injucam es una Federación que reúne a 44 asociaciones que actúan en la Comunidad y que está sufriendo el recorte. Trabajan con un total de 5.000 niños y jóvenes, 1.000 mujeres y 1.500 familias. "Ha disminuido el dinero para personal y para la ejecución directa de actividades", señala su portavoz, José Ramón García-Albertos, que enumera una larga lista de proyectos que se han visto afectados: "Apoyo escolar, talleres creativos, educación en valores, autoestima...". Y prosigue: "Al tener que cerrar proyectos o despedir a personas el trabajo realizado se está deteriorando, o perdiendo". García-Albertos pasa a hechos concretos: "Ha disminuido el número de chavales atendidos. Al cerrar, por ejemplo, un taller de iniciación a la lectura el niño deja de tener oportunidades socioeducativas que antes sí tenía".

Dos asociaciones pertenecientes a Injucam cuentan sus problemas: "En 2009 teníamos dos empleados y hemos tenido que pasar a finales del año pasado a una trabajadora a media jornada. No podemos alquilar un autobús para los chavales cuando hay actividades. Buscamos solo visitas gratuitas. Corremos el riesgo de cerrar", se lamentan en una. En otra organización cuentan: "Muchos hijos de familias con problemas sociales como abuso de alcohol o situaciones de maltrato, que eran atendidos en horario extraescolar, se quedan sin estas ayudas y pasan las tardes en la calle o solos en casa", afirman.

Desde el Ayuntamiento aseguran que se prevé que para marzo haya una decisión sobre las subvenciones de 2010. Y en cuanto a si habrá dinero para 2011, "la decisión se adoptará en función de la disponibilidad presupuestaria". La Concejalía de Familia y Servicios Sociales recuerda que "la convocatoria de subvenciones no es una obligación legal. Las subvenciones tienen como objetivo fundamentalimpulsar determinadas actividades, pero no generan una obligación legal ni contractual".

El representante de Injucam resume: "Las subvenciones no son una limosna, sino una manera de redistribuir la riqueza. Hacemos un trabajo de interés social. Y entendemos la crisis, pero cuando el presupuesto de un año desaparece eso ya es otra cosa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de febrero de 2011