Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPRESAS | CiberP@ís

Encontronazo de Facebook y Google

Los móviles con sistema Android dejarán de sincronizar la lista de contactos de la red social - Las aplicaciones en Facebook no podrán utilizar los gestores publicitarios del buscador

Google y Facebook libran una pelea de gigantes. Y no se ahorran los puñetazos.... sin guantes. Los últimos movimientos de ambas compañías dejan bien claro que se vigilan e intentan evitar los adelantamientos.

Google ha anunciado que los móviles con su sistema operativo, Android, no sincronizarán la lista de contactos de Facebook. De momento afecta a los modelos Nexus, pero el bloqueo irá extendiéndose al resto de móviles. Google denuncia que Facebook simula que ofrece la posibilidad de una verdadera sincronización, pero esta es falsa porque los datos provenientes de Facebook no pueden exportarse al teléfono, solo consultarlos sin guardarlos. Ello según Google crea una sensación falsa de "portabilidad de los datos". Google ya había bloqueado el pasado año la exportación de sus datos del servicio de correo Gmail a Facebook por la falta de reciprocidad de la red social.

La pugna se extiende al sistema de identificación y al correo

Los dos imperios han protagonizado demandas sobre la privacidad

Pero Facebook tampoco se está quieto. A partir del 28 de febrero no permitirá a las aplicaciones de su red emplear los gestores publicitarios de Google, AdSense y DoubleClick. Facebook publicó una serie de criterios sobre los compromisos que debían adquirir los gestores publicitarios. Días después publicó la lista de compañías aceptadas... y no estaban las de Google.

Estos episodios son los últimos de una pelea a largo plazo. El año pasado, Facebook, con cerca de 600 millones de miembros, superó en visitas a Google en Estados Unidos.

Aunque el poderío de Google, con un valor de mercado que sobrepasa los 150.000 millones de dólares, supera largamente al de Facebook (evaluado en unos 50.000 millones), hay algunos indicios de que las distancias podrían acortarse.

Detrás de esta pelea de gallos se esconde el dinero. La principal fuente de ingresos de ambos es la publicidad. En el caso del buscador el 96% proceden de ahí, nada menos que 20.000 millones de euros el último año (Facebook unos 1.000). Si la gente pasa más tiempo en Facebook que en Google (ya es así) y las aplicaciones de la red social no pueden llevar sus gestores publicitarios, el buscador va a perder audiencia y eficacia.

Además, las redes sociales tienen unas herramientas para la publicidad personalizada superiores a la de los buscadores. Estos pueden sacar conclusiones del historial de navegación del internauta, pero las redes sociales saben el santo y seña (sexo, gustos, estudios...) de estos y pueden afinar más en este tipo de oferta publicitaria. De ahí que periódicamente Facebook protagonice polémicas sobre la dudosa salvaguardia de la privacidad de sus miembros. De hecho, todas las protecciones que ha ido introduciendo y la simplificación de los métodos de configuración de los perfiles, para que el internauta tenga un control más fácil de sus datos en esta red social, se han ofrecido como respuesta a campañas proprivacidad.

La empresa que dirige Eric Schmidt tampoco es ajena a estos problemas. Las demandas sobre violación de la intimidad de Buzz, su propia red social, de escaso éxito, se han saldado pagando 8,5 millones de dólares.

Facebook está introduciendo servicios que compiten directamente con Google y otros. Por ejemplo, la mensajería. El año pasado, cuando el patrón de Facebook, Mark Zuckerberg, presentó su servicio de mensajería que integraba correo, SMS y chat, se apresuró a decir que no nacía para asesinar los servicios de correo. E hizo una mención expresa al servicio de Google, Gmail, asegurando que es un gran producto, pero añadió que quizá con los años la gente piense que los servicios de mensajería tienen que ser más simples e integrados, como el de Facebook. La realidad es que la comunicación a través de las redes está reduciendo la cantidad de correos electrónicos, especialmente entre jóvenes.

Facebook también ofrecerá un servicio de preguntas y respuestas, similar al de Quora, con la ventaja de que habrá muchos amigos y conocidos intentando darle una respuesta al miembro de la red que quiere saber algo y lo pregunta. Este tipo de servicios no elimina las búsquedas tradicionales, pero debilita el papel de los buscadores clásicos como también lo hace la propia red social donde los miembros prescriben enlaces, más fiables porque los recomienda un amigo.

También hay una pugna para conseguir que la identidad empleada en Google o en Facebook sirva en otros sitios de Internet y ahorre al internauta una nueva acreditación en cada sitio. Google ha optado por un modelo abierto, Open ID. Facebook propone Facebook Connect. Quien imponga su acreditación se convertirá en el portero de la red.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2011