Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella da por hecho que la UE dará una prórroga por la contaminación

La oposición tilda de "patético" el discurso de la concejal de Medio Ambiente

El debate sobre la contaminación en Madrid se trasladó ayer a la Comisión de Medio Ambiente y no defraudó. Por una parte, la concejal del área, Ana Botella, dispuesta a defender a toda costa la política de calidad del aire del Ayuntamiento. Por la otra, los portavoces del PSOE, Pedro Santín, e IU, Raquel López. En medio quedó un debate subido de tono, con palabras gruesas y acusaciones mutuas.

Botella aseguró que "ninguna ciudad de España ha hecho más por el transporte público que [el Madrid de] Alberto Ruiz-Gallardón", enumeró cómo han bajado los distintos parámetros de contaminación en la ciudad desde que este es alcalde y pasó al ataque: "El Gobierno tenía que haber publicado una ley de movilidad sostenible y de ella tendrían que colgar las de las comunidades autónomas y los Ayuntamientos". Aseguró que, para defender la calidad del aire en Madrid, se basan en estudios de las universidades Carlos III y Autónoma (aunque no los mostró) y continuó atacando al Ejecutivo: "Los coches del Gobierno, ¿cómo son? Los políticos tienen que hacer gestos. Este equipo municipal es el único que va en coches no contaminantes" [en realidad son híbridos y funcionan también con gasolina]. Y especificó: "La ministra de Medio Ambiente tiene un Audi de los que contaminan bien, bien, bien". Después acusó a la oposición: "Ustedes hacen apreciaciones a golpe de inversión térmica".

"Rosa Aguilar tiene un Audi de los que contaminan bien", dijo la edil del PP

La concejal aseguró que "los coches modernos son todos de diésel"

La respuesta de Pedro Santín no bajó el tono: "Ustedes hacen un discurso patético. Es un insulto a los ciudadanos". El concejal socialista pidió a Botella que abandone la "política del avestruz" y que cumpla una legislación que, recordó, está vigente desde enero de 2010.

Por su parte, Raquel López solicitó a Botella que explicara qué medidas pensaba tomar para solucionar "un problema de salud pública que provoca más de 2.000 muertes en Madrid, más allá de señalar a Zapatero y rezar para que llueva".

En su respuesta, la concejal de Medio Ambiente habló sobre la moratoria que el Ayuntamiento va a pedir a Bruselas para poder cumplir con los niveles de dióxido de nitrógeno, que el año pasado estuvieron por encima de lo que exige la UE. Botella recordó que el Gobierno tiene la obligación de tramitar la petición del Consistorio de esa prórroga (algo que Gallardón todavía no ha solicitado) y dio por seguro que la Comisión Europea dará el visto bueno. "Difícil lo veo que no nos lo concedan", señaló, y puso como ejemplo Holanda, "que ha pedido la prórroga y van en bicicleta".

En realidad, la potestad de conceder o no una moratoria corresponde a la Comisión, después de haber estudiado un plan que obligatoriamente tienen que presentar las administraciones que lo solicitan. Según Botella, ese plan "se está confeccionando". La concejal de Medio Ambiente hizo algunas declaraciones sorprendentes, como afirmar que no se prohibió la circulación por el centro de la ciudad de los coches más antiguos, como se prometió hace cinco años, porque se hizo un estudio y se ha visto que "hay muy pocos coches antiguos en Madrid". "Además", continuó, "hay algunos que contaminan menos porque algunos coches antiguos eran de gasolina y los coches modernos son todos de diésel [sic], promovido por el Gobierno". Y acusó al Ejecutivo de favorecer los vehículos que consumen gasóleo por tres vías distintas: el impuesto de hidrocarburos, el de matriculación y las ayudas que se concedieron en el Plan E.

También señaló, en referencia a la boina que cubrió Madrid la semana pasada, que "no está basada científicamente en nada, sino simplemente en una situación puntual".

Las condiciones de la moratoria

- ¿En qué incumple Madrid? Madrid registró el año pasado 44 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno de media, cuando el máximo permitido por la Comisión Europea es de 40. Esta norma es de obligado cumplimiento y está en vigor desde enero de 2010.

- ¿En qué casos se puede pedir una moratoria? La directiva europea 2008/50 establece los casos en que Bruselas permite una moratoria en el cumplimiento de los niveles de calidad de aire exigidos. En el artículo 22 se dice: "Cuando en una zona no puedan respetarse los valores límite de dióxido de nitrógeno o benceno en los plazos fijados, el Estado miembro podrá prorrogar esos plazos por un máximo de cinco años para esa zona, con la condición de que se haya establecido un plan de calidad del aire".

- ¿Quién debe realizar el plan? Las comunidades autónomas o los Ayuntamientos que incumplen los criterios de calidad del aire y quieren pedir una moratoria son los encargados de establecer esos planes. Una vez realizados, deben comunicarlos al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural, que a su vez transmite la información a Bruselas.

- ¿Quién evalúa la solicitud? Una vez presentada los solicitud de moratoria y el plan de calidad del aire, la Comisión evaluará la propuesta. Si no plantea ninguna objeción en los nueve meses siguientes a la propuesta, dará el visto bueno a la prórroga.

- ¿Qué pasa si plantea la Comisión objeciones al plan? Si plantea objeciones, podrá requerir a los Estados miembros que adapten los planes de calidad del aire o que presenten otros nuevos

- ¿Que va hacer Madrid? El Ayuntamiento ha anunciado que tiene intención de solicitar una prórroga en el cumplimiento de los niveles de dióxido de nitrógeno, aunque todavía no lo ha hecho. Gallardón asegura que se alcanzarán los niveles legales en menos de cinco años. Botella dijo ayer que están preparando el plan que van a presentar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2011

Más información