Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El problema de la calidad del aire

Botella critica a Aguilar por tener "un coche oficial grande de los que contaminan bien"

Bronco enfrentamiento entre PP y PSOE por la contaminación en Madrid.- Los socialistas critican el "discurso patético" la delegada y ella les responde que el suyo es el "de la incompetencia".- Pajín acusa al Ayuntamiento de dejación

La delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, el portavoz municipal socialista del ramo, Pedro Santín, y la de IU, Raquel López, se han enzarzado esta mañana en un debate agrio y bronco sobre la contaminación que ha ido subiendo de tono, informa Víctor López. Durante la comisión de Medio Ambiente, Botella ha reiterado su argumento de que "nadie" ha hecho tanto contra la polución en Madrid que "el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón" y ha acusado a la oposición de no tener "ninguna conciencia medioambiental", a lo que Santín ha respondido manifestando su hartazgo de este discurso que ha calificado de "imposible" y de "absolutamente patético". A su vez, la delegada le ha replicado que el suyo, el de los socialistas, es el "discurso de la incompetencia". Botella ha acusado además a la ministra Rosa Aguilar de tener "un coche oficial grande de los que contaminan bien, bien, bien".

PSOE e IU han preguntado a la delegada por las medidas que ha tomado y va a tomar el Gobierno local para luchar contra el problema después de que haya sido la lluvia la que haya acabado con más de dos semanas de altos niveles de polución. Botella les ha contestado una batería de cifras. Según sus datos, en las dos legislaturas que lleva Gallardón en el Ayuntamiento han bajado "un 11,5% los niveles de dióxido de nitrógeno" en el aire. Precisamente Botella admitió a mediados de enero que Madrid superó en 2010 los niveles máximos marcados por Bruselas de este gas, que irrita las vías respiratorias y que producen principalmente los vehículos de motor Madrid registró una media de 44 microgramos por metro cúbico en 2010, cuando el tope está en 40. Según Botella, en la era Gallardón también se ha reducido un "15% los de PM10" y un "42% los de monóxido de carbono".

"No hay un solo estudio científico"

La delegada ha vuelto a minimizar el problema, al tiempo que ha acusado a la oposición de "alarmar" a los ciudadanos al afirmar que la contaminación mata a 2.000 madrileños al año, ya que en su opinión "no hay un solo estudio científico" que lo demuestre. Sobre las causas de la contaminación, Botella ha vuelto a hacer hincapié en sus ataques al Gobierno de Zapatero, al que culpa de gran parte de la boina negra de Madrid por sus incentivos fiscales y ayudas directas a la compra de vehículos diésel, los que más contaminan, porque "no sabía que era malo" para la contaminación. También ha acusado al Ejecutivo de haber "incumplido" la obligación de aprobar una Ley de Movilidad Sostenible de la que deben derivar leyes autonómicas y programas municipales.

Botella ha añadido que el Ayuntamiento no adoptará "por atender a una falsa demagogia" ninguna medida, como la limitación del tráfico, que pueda "todavía empeorar la desgraciada situación económica que hay en este país". Santín ha considerado sus argumentos un "insulto a los madrileños" y ha subrayado que Ruiz-Gallardón "no puede seguir negando la evidencia, escondiendo la cabeza y esperando que la borrasca les solucione el problema". En el capítulo de las soluciones, Botella ha anunciado que prepara un nuevo plan para reducir la contaminación en la capital, que "será continuación del plan anterior", y ha añadido que si los ciudadanos dan de nuevo su confianza al PP en mayo, el documento se presentará a comienzos de la próxima legislatura.

Tras cargar contra los socialistas madrileños, la delegada ha arremetido contra Rosa Aguilar por no haber reunido antes a los consejeros autonómicos, a los que ha citado esta tarde, para tratar el problema. También ha dicho que mientras el Ayuntamiento de la capital utiliza vehículos híbridos y eléctricos como coches oficiales -Gallardón es el único alcalde con un coche eléctrico como vehículo oficial-, la ministra de Medio Ambiente se desplaza en "un Audi grande de los que contaminan bien".

"Muchas promesas pero pocas acciones"

Hace dos semanas, la ministra expresó su preocupación por la "pésima calidad del aire en Madrid", al tiempo que acusó a Gallardón de "hacerse trampas al solitario" por mover de lugar algunas estaciones medidoras de la contaminación -precisamente las que arrojaban los datos más altos- y suprimir otras. Estas críticas desataron un enfrentamiento entre el Consistorio y el Gobierno que continúa a día de hoy.

Otra ministra, esta vez la de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha considerado hoy que "es más que evidente" que ha habido dejación por parte del Ayuntamiento de Madrid en el control de la contaminación. En el debate posterior a su intervención en un foro de Europa Press, la ministra ha anunciado que la Ley de Salud Pública, que el Consejo de Ministros va a remitir en breve a las Cortes, será un instrumento para detectar precozmente los eventuales efectos de la contaminación en la salud, así como para evaluar anticipadamente el impacto de los planes de ordenación del tráfico rodado en las ciudades. La ministra ha considerado que las administraciones locales deben tener "un compromiso firme" para evitar uno de los problemas más serios de España, como es la contaminación. "Los ciudadanos durante mucho tiempo han escuchado muchas promesas pero pocas acciones", ha señalado la ministra sobre la capital.

A vueltas con la moratoria

Respecto a la moratoria de cinco años que Madrid planea pedir a Bruselas para cumplir los niveles de dióxido de nitrógeno, ha señalado que el artículo 23 del Real Decreto aprobado por el Gobierno el pasado 28 de enero establece que no es potestativo del Ministerio de Medio Ambiente tramitar o no las peticiones de los ayuntamientos.

Aunque desde el Ministerio se dijo que la tramitación estaría condicionada a la presentación de una serie de medidas por parte del Ayuntamiento, Botella ha declarado hoy que el citado Real Decreto obliga al departamento que dirige Aguilar a "tramitar sí o sí" la petición municipal. "Cuando el Ayuntamiento de Madrid pida la prórroga, ella, sí o sí, lo tiene que tramitar", ha proclamado Botella, para añadir que "un país como Holanda ha pedido la prórroga y van en bicicleta".

De momento, la moratoria no se ha presentado y el Ayuntamiento dice que tiene todo el año para hacerlo. Cuando lo haga, la Comisión Europea, tras estudiar la documentación aportada, tendrá que pronunciarse a favor o en contra. Para ello pide que se justifique que durante los años previos a la obligación de cumplimiento de los índices (en 2010) se ha hecho todo lo posible para cumplir con los requisitos. Hay que presentar, además, planes que expliquen qué medidas se pretenden tomar en el caso de que la moratoria se concediera.

Más información