Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El problema de la calidad del aire

Aguilar cita a los consejeros de Medio Ambiente para hablar de la contaminación

La ministra reúne de urgencia a las comunidades con el fin de escuchar sus propuestas para mejorar la calidad del aire

La ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, se reúne hoy con los consejeros de las comunidades autónomas en una conferencia sectorial que tratará "prioritariamente", según una portavoz del ministerio, de la contaminación. Aguilar anunció la semana pasada que tenía previsto convocar a los consejeros para hablar de las medidas que deben ponerse en marcha para mejorar la calidad del aire y habló de hacerlo durante el mes de febrero.

Finalmente la reunión se producirá esta tarde a las 17.30 y a ella asistirá la consejera de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Ana Isabel Mariño, tal y como ha anunciado su departamento. Tras la aprobación de dos reales decretos en el Consejo de Ministros del 28 de enero pasado, el Gobierno está preparando un plan nacional de calidad del aire, algo a lo que le obligan las nuevas normas. Y lo está haciendo con la participación de comunidades autónomas y ayuntamientos, según afirmó hace unos días Aguilar.

La ministra ya se reunió la semana pasada con el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Pedro Castro, para hablar de la posibilidad de reformar el impuesto de circulación de forma que penalice a los coches más contaminantes. El impuesto lo recaudan los municipios. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, es uno de los que ha impulsado esa reforma, que el Gobierno central tenía parada desde 2008.

Antes de su cita con Castro y con los consejeros, la ministra expresó su preocupación por la "pésima calidad del aire en Madrid", al tiempo que acusó a Gallardón de "hacerse trampas al solitario" por mover de lugar algunas estaciones medidoras de la contaminación -precisamente las que arrojaban los datos más altos- y suprimir otras. Estas críticas desataron un enfrentamiento entre el Consistorio y el Gobierno, al que Gallardón acusa de ser responsable de gran parte de la boina negra de Madrid por sus incentivos a la compra de vehículos diésel.