Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bronca de letrados y policías ante el Colegio de Abogados

200 afectados se quejan por el impago del turno de oficio

Gritos de "¡fuera, fuera!" y "¿quién ha llamado a la policía?" se oyeron al mediodía de ayer en la sede del Colegio Oficial de Abogados de Madrid, en la calle de Serrano. Unos 200 letrados afectados por el impago de las facturas del turno de oficio se manifestaron delante del inmueble, mientras agentes antidisturbios les impedían la entrada al inmueble. Al final tuvo que mediar el decano de los abogados, Antonio Hernández-Gil, y los representantes de los afectados para que la situación se calmara.

Los abogados se concentraron alrededor de la una de la tarde delante del colegio. En ese momento, se reunía Hernández-Gil con representantes de tres asociaciones de letrados. El tema era el impago de las facturas del turno de oficio y las movilizaciones que van a realizar en los próximos días hasta conseguir que la Comunidad de Madrid les pague los 30 millones de euros que les adeuda.

La Comunidad les adeuda 25 millones de euros por la justicia gratuita

Los manifestantes cortaron la calle de Serrano durante unos 10 minutos, con el consiguiente problema de tráfico. Después se marcharon hacia la acera e intentaron entrar en la sede colegial. Entonces se toparon con una fila de antidisturbios que les impedía el acceso. Los abogados empezaron a chillar "¡fuera, fuera!". Sacaron sus carnés profesionales y exigieron a los agentes que se quitaran de la puerta. Los policías se negaron y se mantuvieron en su sitio. Se produjeron empujones y abucheos, mientras los agentes se hacían fuertes delante del edificio. El rifirrafe duró varios minutos. "Esta es nuestra casa", gritaban los abogados. Poco a poco, los letrados consiguieron entrar. Un policía se dirigió hacia uno de los abogados con la intención de identificarlo, pero el resto comenzó a gritar en contra. Un trabajador del colegio avisó de lo que estaba sucediendo a los reunidos y estos bajaron de inmediato. Se dirigieron hacia el responsable de los policías y le exigieron que cesaran su actitud. Los abogados tenían perfecto derecho de entrar en su sede, ya que para ello son colegiados.

Los concentrados profirieron de nuevo gritos contra los agentes, que al final decidieron marcharse. Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid aseguró que no se había producido ninguna identificación y que no hubo incidentes destacados. Hernández-Gil se reunió instantes después con los afectados en el salón de actos del Colegio. "Hemos llegado a una situación lamentable en la que está en juego un derecho fundamental recogido en la Constitución, como es la tutela judicial efectiva. Con el impago por parte de la Comunidad de Madrid se está poniendo en riesgo su ejercicio", explicó el decano, quien aseguró que nadie había llamado a la policía por la manifestación.

Hernández-Gil criticó los retrasos de la Consejería de Presidencia, Interior y Justicia y "la falta de consideración de algunos responsables políticos que han cuestionado la justicia gratuita". Los abogados del turno de oficio han convocado para el próximo 15 de marzo una huelga indefinida. Desde esa fecha solo atenderán a los detenidos en comisarías y juzgados, los casos de violencia de género y las causas con reo. El resto quedará paralizado. "Estamos en conversaciones y siempre se muestra buena disposición y voluntad. Habrá que ver qué sucede en los próximos días. Si no hay respuesta por parte del Gobierno regional, este servicio quebrará por algún lado", concluyó el decano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2011