Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero exige a Mas que haga otro ajuste presupuestario en Cataluña

La líder del PP catalán rechaza que la Generalitat haya recibido trato de favor

Con el 10% de ahorro no basta. La polémica autorización del Gobierno a la Generalitat de Cataluña para aumentar su nivel de endeudamiento va acompañada de una petición de José Luis Rodríguez Zapatero. El presidente del Gobierno le exigió al presidente de la Generalitat, Artur Mas, en su reunión del pasado lunes, que el Ejecutivo catalán aplique un recorte mayor del previsto en su plan de viabilidad, fijado inicialmente en el 10% respecto a 2009.

Fuentes del Gobierno catalán explicaron ayer que esta petición de Zapatero deberá tenerse en cuenta pero existen serias dudas de que se pueda hacer un tijeretazo de tales dimensiones en las cuentas públicas catalanas. Precisamente, el Ejecutivo de Artur Mas recibió ayer el aval del Parlamento catalán para lanzar una primera emisión de deuda o pedir créditos por valor de 2.613 millones de euros. Con ello el Ejecutivo nacionalista buscaba tener a punto todos los trámites para poner en marcha la operación nada más recibir la autorización oficial del Gobierno, que puede llegar esta misma semana.

El presidente de la Generalitat dedicó el pleno de ayer en el Parlamento catalán a justificar la necesidad de endeudamiento. Aseguró que las políticas del gobierno tripartito habían llevado la Generalitat "a la ruina" y defendió la mano dura para poner orden en las finanzas. Los socialistas se vieron obligados a apoyar la autorización de endeudamiento después del visto bueno otorgado por el Gobierno central. Esquerra Republicana también votó favorablemente. Más sorprendente resultó el "sí" de los diputados del Partido Popular de Cataluña después de las críticas de la dirección nacional de este partido y de varios presidentes autonómicos que denunciaron el supuesto "privilegio" de la Generalitat.

De hecho, durante la sesión de control del Gobierno catalán, Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán, fue contundente. "Creemos que lo que ha hecho usted era lo que le correspondía a Cataluña. La posibilidad de endeudamiento no es ningún privilegio", insistió la dirigente popular, que coincidió con el presidente catalán en que no tiene que ir rogar "nada a nadie" al tiempo que culpó a Zapatero y al anterior tripartito de la delicada situación económica de la Generalitat.

Mas agradeció el gesto a Camacho y fuentes del PP catalán mostraron su sorpresa ante la ola de críticas suscitadas en el resto de España al asegurar que cualquier comunidad autónoma puede, con la ley en la mano, refinanciar la deuda sin pedir autorización y anunciando su compromiso de ajustarse al déficit. "Lo que ha logrado Mas lo podía haber hecho directamente y sin permiso", aseguran fuentes del PP. Sánchez-Camacho, además, ha actuado en este episodio con el beneplácito de Cristóbal Montoro, coordinador de Economía del PP, con el que mantuvo el lunes una conversación. La bola de nieve se ha generado, a juicio del PP catalán, por una extraña comunión de intereses: porque a Mas le iba bien presumir del compromiso y a Zapatero tender puentes para pactos futuros.

Las palabras de Mas

- Artur Mas no concretó el lunes en La Moncloa la finalidad del endeudamiento extra que pide la Generalitat. Se limitó a decir que "es muy posible que Cataluña pueda hacer una emisión de deuda de entre 2.000 y 2.500 millones" antes incluso de que lo autorice el Gobierno central.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2011

Más información