Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La financiación autonómica

La Generalitat deberá refinanciar entre 4.000 y 5.000 millones este año

Artur Mas acusa al tripartito de llevar al país "a la ruina" con los gastos de su anterior Gobierno

Artur Mas, durante la primera sesión del control de la legislatura en el Parlamento de Cataluña.
Artur Mas, durante la primera sesión del control de la legislatura en el Parlamento de Cataluña. MARCEL.LÍ SÀENZ

La Generalitat de Cataluña ha puesto hoy cifras a sus necesidades de endeudamiento después de haber logrado la autorización del Gobierno central para refinanciar sus deudas. Serán "entre 4.000 y 5.000 millones de euros", según el presidente de la Generalitat, Artur Mas, una cifra que el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell ha matizado después a la baja hasta dejarla en 4.600 millones. En cualquier caso el presidente catalán ha reiterado que la autorización obtenida del Gobierno, extendida después al resto de comunidades, no es un "privilegio", sino "lo que le corresponde a Cataluña".

El presidente de la Generalitat, en la sesión de control parlamentaria, ha defendido los acuerdos alcanzados el pasado días con José Luis Rodríguez Zapatero. Ha asegurado que no fue a Madrid a "rogar" sino a reclamar lo que le toca al Gobierno catalán. Ha confirmado que, en total, el Gobierno catalán necesitará este año 11.000 millones de euros para pagar deudas, cifra que ha calificado de "gigantesca".

La presidenta del Partido Popular de Catalunya se ha desmarcado de las voces que dentro de su partido critican las concesiones de Zapatero a la Generalitat. Alicia Sánchez-Camacho ha asegurado que "la capacidad de endeudamiento no es ningún privilegio". Tras culpar a Zapatero de la deuda que pesa sobre Cataluña, Camacho ha asegurado que esta comunidad "no debe rogar nada en ningún sitio". Mas ha asentido y ha agradecido estas palabras a Sánchez Camacho al tiempo que le pedía que convenciera al conjunto de su partido.

El Parlamento catalán aprueba hoy el proyecto de ley que permite a la Generalitat continuar con su endeudamiento. Si no hay ambios de última hora el Gobierno de CiU contará con el apoyo de los socialistas catalanes, de Esquerra y de Iniciativa. El PP todavía no se ha pronunciado definitivamente.

En una sesión de control marcadamente económica, Mas no ha dudado en bromear con el portavoz de su partido, Oriol Pujol, por las polémicas declaraciones que hizo éste al afirmar que la Generalitat prácticamente no podía pagar las nóminas de los funcionarios. Tras asgurar hoy Pujol que se debe velar por la recuperación económica además de recortar gasto público, Mas le ha dicho: "de vez en cuando usted también acierta", lo que ha motivado las carcajadas del conjunto del hemiciclo.

El presidente de la Generalitat también ha recibido críticas de la oposición, que ha reaccionado a la afirmación de Mas de que "el país iba a la ruina" con los gastos del anterior Gobierno tripartito y han sometido al dirigente con un examen de lo que han sido sus casi primeros 50 días al frente del gobierno catalán.

El líder del grupo de ICV-EUiA, Joan Herrera, que le ha acusado de "falta de responsabilidad" por suspender de forma provisional las nuevas ofertas de ocupación pública, a excepción de la contratación de Mossos de Esquadra y personal docente. Herrera también ha hurgado en el aplazamiento de la flexibilización de ir a 80 kilómetros por hora en los accesos a Barcelona, debido a la contaminación que hay en la capital por un anticiclón. La oposición ha aprovechado esta situación para recriminarle a Mas que "no escucha" ni a los científicos ni a los médicos en la lucha contra la polución.