Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barreda satisfecho por el anuncio del Gobierno de tratar por igual a todas las comunidades autónomas

El presidente de Castilla-La Mancha asegura que la deuda de su región permite posibilidades de endeudamiento

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha recibido con satisfacción el anuncio del Gobierno en el que autoriza a todas las comunidades a que puedan refinanciar su deuda. "Lo contrario sería inadmisible", ha reconocido ante los periodistas en Guadalajara.

Barreda ha explicado que en el Estado de las autonomías, el Gobierno es el "principal garante" de la igualdad y que una de sus funciones más importantes es la de garantizar la unidad nacional y la cohesión y vertebración del territorio, una responsabilidad que, según ha apuntado, "no puede abandonar bajo ningún concepto".

La decisión del Gobierno central y las palabras de esta mañana del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en las que aseguraba no dar "ningún trato de favor" a Cataluña, parecen haber calmado los ánimos de Barreda que ayer aseguraba, que no aceptaría "ningún tipo de trato discriminatorio". Estas declaraciones las hizo con motivo de la reunión que mantuvieron el lunes en La Moncloa el jefe del Ejecutivo y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la que éste obtuvo la autorización para realizar nuevas operaciones de endeudamiento. Decisión que no solo provocó la indignación del presidente de Castilla-La Mancha, sino de otros presidentes y miembros de gobiernos de otras 10 comunidades autónomas.

Respecto a la deuda de su región, de 250 millones de euros, Barreda ha asegurado que Castilla-La Mancha vive una situación de "absoluta normalidad" con posibilidades de endeudamiento que entran dentro de los parámetros autorizados por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, por lo que "no hay ninguna situación dramática que no sea digerible en términos financieros".