Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AENA cierra El Prat de madrugada para evitar incidentes con los 'sin techo'

Empleados del turno de noche han denunciado algunos casos de violencia - La medida deja en la calle a 20 personas que viven en las terminales

El Prat de Llobregat

La empresa pública AENA ha decidido cerrar las dos terminales del aeropuerto de El Prat entre la medianoche y las cinco de la madrugada, lo que dejará en la calle a la veintena de indigentes que actualmente han hecho de estas instalaciones su hogar.

El argumento para proceder al cierre nocturno de El Prat es precisamente "mejorar la seguridad" de las instalaciones y evitar "incidentes" con algunos de los sin techo, a los que varios trabajadores del turno de noche han denunciado por tener "un comportamiento violento", según los propios empleados.

Cuando la medida entre en vigor, dentro de unas dos semanas, solo habrá un acceso a cada una de las terminales de El Prat. En la T-1 permanecerá abierta la entrada principal de la zona de salidas. A la T-2 solo se podrá acceder por la puerta de la zona B.

En las dos entradas habilitadas habrá personal de seguridad que se encargará de vigilar que solo accedan a las terminales pasajeros, trabajadores del aeropuerto y familiares que lleven o recojan a los viajeros.

Para poder entrar en las instalaciones, los pasajeros deberán enseñar sus billetes de vuelo. Los trabajadores de AENA tendrán que presentar la tarjeta de identificación que poseen. Por lo que respecta a los familiares que acompañan a los viajeros y no tienen documentos que mostrar para acceder a las terminales, AENA "hará una excepción" y analizará cada caso, según un portavoz del operador aeroportuario. "Seguridad sabe diferenciar quién es un sin techo y quién no", añadió este portavoz.

Los indigentes que se han instalado en El Prat viven en la T-2. "Ya los conocemos. Sabemos sus nombres porque son los de siempre", explica Lola Rivera, una veterana trabajadora de los mostradores de facturación.

Y es que algunos de ellos llevan seis años en el aeropuerto. Es el caso de Puri, la más veterana, que todavía arrastra su carro con las pocas pertenencias que le quedan.Los sin techo de El Prat se han agrupado, divididos entre autóctonos y extranjeros, en torno a unos bancos colocados debajo de las escaleras de la zona C de la semidesértica T-2. La mayor parte de los trabajadores de la antigua terminal acaban su turno a las diez de la noche. Empleados de la tienda de bebidas y de los servicios de limpieza aseguran que nunca han tenido problemas con ellos, a excepción de la basura que a veces concentran en su zona.

Pero los trabajadores de la cafetería Café fi Fiore tienen otra opinión. Es el único establecimiento que abre las 24 horas. Dicen que son los que más "sufren a los indigentes". Marta Rivera trabaja en el turno de tarde. Ella cuenta que han tenido bastantes problemas. "Vienen aquí, cogen botellas y no quieren pagarlas", explica.

Fuentes de AENA insisten en que la medida "no es un operativo contra indigentes" y que su intención es que las Administraciones públicas se impliquen en esta situación.

Por este motivo, el próximo día 9 la gestora aeroportuaria se reunirá con los servicios sociales de la Generalitat y las fuerzas de seguridad para informar sobre la situación de los indigentes en las instalaciones de El Prat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2011