Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hereu exhibe el "orgullo" de su "contundente" hoja de servicios al frente de Barcelona

La conferencia del Colegio de Periodistas suena este año a despedida del regidor

Como los que en las películas mueren con las botas puestas, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, se olvidó ayer -o precisamente todo lo contrario- de que las encuestas apuntan sin tregua que los socialistas perderán la capital catalana y exhibió durante su conferencia anual "orgullo" de su gestión al frente del Ayuntamiento.

"Quiero reivindicar una acción de gobierno contundente y a la altura de los ciudadanos" dijo antes de agradecer uno por uno a todos los concejales del Consistorio su trabajo "abnegado" y recordar incluso "a los que hemos perdido": Carles Martí e Itziar González. El primero pagó el fiasco de la consulta de la Diagonal y González tiró la toalla al frente de Ciutat Vella tras un rosario de desencuentros con altos cargos del Ayuntamiento y después de haber aguantado amenazas personales. Hereu agradeció también su trabajo a los empleados municipales, un gesto que, sumado a la atmósfera de la sala y el aplauso final, con gente de pie, sonó a despedida. "Exijo mucha más autoestima", había dicho el alcalde en el minuto final de su discurso. "Ante la adversidad, la cabeza bien alta", fue otra de las frases de la noche.

El alcalde recuerda ante Tura a los ediles Carles Martí e Itziar González

Hereu empezó la conferencia que cada año organiza el Colegio de Periodistas, este año en el Palacio de Congresos de Montjuïc, pidiendo a las 600 personas que le escuchaban que alegraran la cara: "este año está cargado de circunstancias que lo hacen especial. Por favor, quitaos la cara de gravedad". En la primera fila, la de las autoridades, al lado del ex president José Montilla, le escuchaba quien será su rival en las elecciones primarias, la ex consejera Montserrat Tura.

Al contrario de lo que suele ser habitual, este año no hubo discurso de futuro. El año pasado el alcalde habló de la candidatura para organizar Juegos Olímpicos de Invierno; el anterior, de Sant Pau como sede de la capitalidad euromediterránea: esta vez Hereu no hubo perspectivas, más allá de recordar el plan estratégico para la década que ya dio a conocer hace justo un año.

El regidor reconoció que 2010 ha sido un año "difícil", pero aseguró que la receta para Barcelona es Barcelona. Lo mostró en un vídeo en el que aparece una Barcelona de postal -literalmente, con postales de la ciudad- y asegura que tiene "la fórmula mágica" para todo. Para "salir adelante". "Sortir-se'n" fue la expresión utilizada por Hereu y en el clip.El vídeo admite que la consulta de la Diagonal fue un error. A una embarazosa pregunta del público el alcalde respondió que costó tres millones de euros. Y aprovechó para sacarse una espina y reprochar que la misma semana se inauguró un centro sociosanitario en Sarrià-Sant Gervasi, que costó 14 millones. "La demagogia respecto a la consulta fue una distorsión absoluta", dijo enojado. Con todo, no habló de otras cuestiones peliagudas como la trama de corrupción de Ciutat Vella o el Hotel del Palau.

"Barcelona no es la mejor ciudad del mundo, pero somos un referente. La Barcelona actual no es un fenómeno natural ni neutro, se construye social y políticamente", concluyó después de un exhaustivo repaso a la política económica, infraestructuras, gestión del espacio público y servicios sociales -"hemos acertado en las prioridades"- y de mostrar que la ciudad tiene la menor deuda y la mayor inversión por habitante de entre las grandes urbes españolas. "Solo puede salir de la crisis quien ha trabajado", celebró. El candidato de CiU a la alcaldía, Xavier Trías, calificó la conferencia de "autobombo escandaloso" y de "acto electoral".

A mediodía, el alcalde se reunió con el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Le pidió "que no haya pasos atrás" en las inversiones en Barcelona. También le solicitó mayor paraguas legal en la gestión del espacio público en cuestiones como el civismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 2011