Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOHAMED GHANUCHI | Revolución democrática en el Magreb

'Monsieur oui oui' o el primer ministro antipático

Los tunecinos no tienen la más mínima simpatía por Mohamed Ghanuchi, a quien llaman Monsieur oui oui (señor sí sí), para dejar constancia de la obediencia ciega del primer ministro hacia quien ha sido su jefe desde que Ben Ali le ofreció entrar a formar parte de su Gabinete. Corría el año 1987 y el ahora depuesto dictador fue nombrado primer ministro por el anciano presidente Habib Burguiba. Su actuación en estos días tampoco ha sido de comprensión y apoyo a quienes pedían democracia y trabajo, si bien se considera que puede haber sido el primero en decidir la destitución del ministro del Interior por su brutalidad en la represión de las protestas y en la actuación de la policía.

Ghanuchi, de 79 años y licenciado en Económicas, fue la mano derecha de Ben Ali en el manejo de la economía y las finanzas del Estado, pero no es tan odiado como el ex presidente porque no se le atribuye la masiva corrupción que pesa en el entorno de la familia de Ben Ali y su esposa. Su primer ministerio fue el de Planificación, pero ha estado también al frente de Economías y Finanzas. En 1992 se ocupó de Cooperación Internacional e Inversión Extranjera. Además, ha sido consejero del Banco Central de Túnez, miembro del Consejo Económico y Social y administrador del Banco de Desarrollo Tunecino y del Banco Nacional de Túnez, antes de ser nombrado primer ministro en 1999.

Las voces en su contra se escucharon también estos días en la calle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2011