Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA BATALLA CULTURAL EN INTERNET 4 | EL LIBRO ELECTRÓNICO

A un paso del duelo final

La industria editorial tiene la oportunidad de no repetir los errores de las discográficas haciendo atractiva la compra electrónica y abaratando precios

¿Se desmoronará el castillo de naipes editorial como le pasó al musical? ¿Cómo atraer lectores al mercado legal de los nuevos formatos? ¿Qué ganan los autores y qué ganan las empresas de tecnología? El cuarto capítulo de la serie sobre la industria de la cultura en la Red busca responder a algunas de estas preguntas | Debate sobre la 'ley Sinde' en Eskup

¿Se desmoronará la industria editorial como antes la musical? Solo el tiempo lo dirá. De momento contemos algunas experiencias.

- El olfato Bubok. Hace dos años, Ángel María Herrera fundó en Internet Bubok, un espacio donde usted o Umberto Eco, si quiere, pueden publicar gratis sus libros y venderlos luego al precio que usted, o Umberto Eco, deseen. El 80% será para usted, el resto para Bubok. En estos dos años han publicado la friolera de 35.000 títulos, entre ellos los de algunos autores como José Ángel Mañas, Alberto Vázquez-Figueroa o Rosa Regàs. Herrera, sagaz emprendedor, ha dado con una tecla que suena bien en el mundo digital y que recuerda poco al modelo tradicional de negocio de una editorial. "La industria del libro está teniendo los mismos miedos que la musical y no están reaccionando bien con los precios o el DRM (el sistema anticopias)", opina. "Quieren mantener en versión digital el mismo beneficio que en el papel y no puede ser, es un mundo nuevo". ¿Y el DRM? "Es poner puertas al campo. Dificulta la experiencia al que quiere pagar, el que quiera piratear va a dedicar el tiempo que necesite a crackear [romper la protección]".

"Quieren ganar en Internet el mismo dinero que en el papel", dice Herrera

"Los beneficios los reciben empresas de tecnologías", se quejan escritores

- El pesimismo de Salamandra. La editorial acaba de celebrar una década de aciertos, que incluyeron el descubrimiento de Harry Potter o de Sándor Márai. No saben si cumplirán otros cinco. De momento piensan en 2011, confiesa el editor Pedro del Carril, profundamente cauto e inevitablemente pesimista: "Si un día hay un mercado que ha reemplazado el papel, nosotros tenemos poco qué decir ahí". Pero Del Carril cree que todavía no hay un mercado y, sobre todo, piensa que la novela "no casa bien" con el libro electrónico. Muchos autores se oponen a las versiones electrónicas, como J. K. Rowling. Algo que no impidió que alguna entrega de Harry Potter se tradujera al español en la Red antes de que el libro llegase a las tiendas. "Lograron el documento no sé cómo, se repartieron las páginas y comenzaron a traducir... No sé puede hacer nada contra eso", se resigna el editor.

- Libros enriquecidos. Agustín Fernández Mallo publicará su próximo libro, El hacedor (de Borges). Remake, en doble formato. Pero no serán iguales. En el electrónico hay añadidos como links y vídeos caseros realizados por el propio escritor que se insertarán en la pantalla. "Con los extras das otras lecturas a los cuentos y a los poemas, se podría decir que son dos libros distintos", explica. Un camino que arranca con El hacedor... y que continuará en el futuro: "Poder meter música o mis vídeos me parece súper creativo y estimulante, es como una sinfonía". ¿Le preocupa que le pirateen? "No puedo luchar contra eso. El problema es de los creadores, no de la gente. El mundo ha ido por un lado y nosotros tenemos que cambiar el modelo. Podemos patalear, pero es lo que hay".

- Quién gana y quién pierde. Copirrait es una plataforma de artistas y creadores que defienden el copyright, a la que pertenecen, entre otros, Lorenzo Silva, Almudena Grandes, Antonio Muñoz Molina, Elvira Lindo, Juan Bonilla, Ángeles Caso, Ángeles de Irisarri, Luisa Castro, José María Guelbenzu, Luisgé Martín, Gustavo Martín Garzo, Ignacio Martínez de Pisón, Rosa Montero, Juan José Millás, Fernando Savater o Enrique Vila-Matas. Dicen: "Los partidarios de la cultura gratis no suelen decir nunca que para acceder a esas obras y poder disfrutarlas hay que poseer un arsenal tecnológico y pagar previamente unos servicios que no son ni gratis ni baratos (...) La gran democratización de la cultura excluye a quienes no tengan un ordenador ni una conexión ADSL (...) Los beneficios los reciben las empresas de telecomunicaciones, que usan los productos culturales y sus descargas como palancas para vender más".

- Año cero, libros a 2,49. Matilde Sanz es la directora de desarrollo digital de Santillana (Grupo PRISA, editor de EL PAÍS). Asegura que 2010 fue el "año cero". Se creó Libranda, la plataforma digital de venta de libros a la que pertenecen 22 librerías y los principales sellos. En Santillana comenzaron a digitalizar el catálogo (lo han hecho con el 50% de títulos vivos) y el proceso para convencer a autores y agentes de que el mundo digital está ahí para quedarse. Procuran lanzar las novedades en los dos formatos, aunque deben contar con el visto bueno del autor. La novedad más cara se puede comprar a 12,99 euros (en papel oscila entre 30 y 35). Sanz asegura que el 70% de los títulos se venden a 5,99 y algunos, a 2,49. "Cada editorial tiene su política de precios, pero tampoco podemos salir a perder dinero". ¿Qué hay de los sistemas anticopia (DRM) que dificultan o entorpecen la descarga al lector que ha pagado? "Es el ACS4 de Adobe, el estándar internacional. Estamos interesados en que la experiencia del usuario sea lo más cómoda posible, pero depende de los proveedores de tecnología. Cualquier contenido que se compra en Apple o Amazon tiene DRM".

Estado del mercado

- Según los datos del Observatorio de piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales, elaborado por la consultora IDC, el fenómeno comienza también a cebarse en los libros. En el primer semestre de 2010 afectó al 35,1% (frente al 19,7% del semestre anterior).

- El valor de las descargas no autorizadas de libros en ese tiempo alcanzó los 421,5 millones de euros. Al auge contribuyó sobre todo la venta de nuevos dispositivos de lectura como el iPad de Apple.

- Las ventas de libros electrónicos fueron del 1,1% sobre el total en 2010, según el informe La sociedad de la información en España, de la Fundación Telefónica. En EE UU, el mercado más desarrollado, las ventas electrónicas representan el 9% de la facturación editorial.

- Las publicaciones digitales, según el estudio de Telefónica, crecieron el año pasado un 31,8% hasta alcanzar los 285 millones de euros de facturación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de enero de 2011

Más información