Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un comunicado hacia el final de ETA

ETA se acerca a su fin con un paso "importante pero insuficiente"

Declara un "alto el fuego permanente, general y verificable" - Fija un "compromiso" para una solución definitiva de la violencia - La banda esperó al resultado de la manifestación del sábado

ETA esperó a que se celebrara el sábado en Bilbao la masiva manifestación en favor del acercamiento de los presos de la banda, convocada por el nacionalismo soberanista, para publicar su esperado comunicado. Un texto que finalmente sí supone un "avance importante", si se compara con el que la misma banda publicó el pasado 5 de septiembre, en el que se limitaba a anunciar el cese de los atentados, e incluso con los que anunciaron las treguas anteriores. Pero que resulta "insuficiente", como ayer respondieron el presidente del el Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la mayoría de los partidos, que exigen a ETA el cese definitivo de la violencia.

Zapatero subrayó, en Antena 3, que este comunicado no cambiará la política antiterrorista ni dará lugar a una negociación porque el Gobierno no acepta condiciones de ETA. "El comunicado supone un avance en un camino que será muy largo, costoso y difícil".

El debate sobre el comunicado de ETA la colocó cerca de la escisión

Rubalcaba coordinó con los partidos la respuesta al texto de los terroristas

El ansiado comunicado de ETA responde a su propia debilidad operativa y a la presión de Batasuna, que, desde febrero de 2010, en que sus bases apostaron por un proceso democrático sin violencia, reclamó a la banda un compromiso de finalizar con la violencia para facilitar ese proceso.

ETA ha tardado casi un año en responder a la demanda de Batasuna, un tiempo que la banda ha invertido en un debate con posiciones encontradas, cuya resultante es el comunicado de ayer. Batasuna está satisfecha -calificó ayer el comunicado de "alcance histórico"- porque ETA ha ido lo mas lejos posible de su demanda sin una escisión, que, por momentos, no ha estado lejos de consumarse.

Y también porque el comunicado de ETA recoge importantes novedades respecto a treguas anteriores, y responde a las declaraciones de Bruselas, de marzo, y de la Gernika, de septiembre, impulsadas por la izquierda abertzale.

De la declaración de Bruselas, realizada por el mediador internacional, el abogado sudafricano Brian Currin, y cuatro premios Nobel irlandeses y sudafricanos, el comunicado de ETA recoge la reclamación de un alto el fuego permanente y verificable por la comunidad internacional. Y del de Gernika, más implicado contra la violencia y en el que, además de Batasuna participaron Aralar y Eusko Alkartasuna, recoge un "compromiso firme" de la banda de "solución definitiva y con el final de la confrontación armada".

Este texto supone el mayor compromiso de ETA con el cese de la violencia respecto a treguas anteriores y un paso más del emitido el 5 de septiembre, limitado a una paralización de los atentados. Nunca ETA había realizado cuatro meses después de un primer comunicado de tregua un segundo, reafirmándose en un mayor compromiso contra la violencia. Tampoco en otras treguas, ETA se había comprometido a un alto el fuego "general", a cesar en las actividades de extorsión y en las de kale borroka (lucha callejera).

Tampoco ETA se había comprometido, en treguas anteriores, a una verificación internacional de su alto el fuego, aunque el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, aclaró ayer que la verificación la realizarán las Fuerzas de Seguridad del Estado. Ni tampoco a un compromiso de "solución definitivo y con el final de la confrontación armada".

Son novedades de calado, que han empujado a Rubalcaba, al lehendakari Patxi López y al presidente del PNV, Iñigo Urkullu, a opinar públicamente sobre el comunicado de ETA y no a despacharlo con otro, como hicieron en septiembre. Urkullu pidió, incluso, que se valorara el comunicado "en su contexto" porque "el camino de la paz hay que recorrerlo paso a paso y debemos valorar en su justa medida aquellos pasos que nos acerquen a ella".

Aunque Rubalcaba, López y Urkullu valoraron el comunicado en la medida que supone la consolidación del alto el fuego de ETA y un avance hacia el fin del terrorismo, se extendieron en sus insuficiencias, haciéndose eco de la opinión de una parte mayoritaria de la sociedad.

Antes de salir en público, a las dos de la tarde, Rubalcaba habló con su interlocutor del PP en materia antiterrorista, Federico Trillo, con Urkullu y con Patxi López, para acordar las líneas básicas de la respuesta de todos al comunicado de ETA.

Las principales insuficiencias que los partidos democráticos ven en el comunicado de ETA radican en que la banda no proclama un cese de la violencia unilateral e incondicional. Al contrario, insiste en sus condiciones de siempre.

Aunque ETA cede a Batasuna la capacidad de interlocución -"corresponde a los agentes políticos y sociales vascos alcanzar acuerdos", dice el texto-, sí plantea condiciones políticas -el reconocimiento del derecho a la autodeterminación y la territorialidad- para su final.

Pero lo que menos ha gustado a los partidos democráticos del comunicado es su final: "ETA no cejará en su esfuerzo y lucha por impulsar y llevar a término el proceso democrático, hasta alcanzar una verdadera situación democrática en Euskal Herria". Con esa expresión, se teme que ETA explicite su intención de tutelar el proceso.

Urkullu se refirió ayer a este apartado cuando dijo que "el único esfuerzo que debe hacer ETA es desaparecer. ETA debe responder con claridad a la sociedad vasca que lo que desea es conocer el comunicado del fin".

López y Urkullu también se dirigieron a Batasuna para reclamarle que si quiere hacer política los pasos que se le requieren son "la apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas" y que exijan la desaparición de ETA.

El Gobierno y los partidos van seguir presionando a Batasuna para que ETA se comprometa con el fin definitivo e incondicional. Esa estrategia creen que ha contribuido a este avance hacia el fin y a mantener la unidad, porque lo que diferencia este proceso de los anteriores es la implicación de Batasuna para exigir a ETA su fin sin negociar nada previamente con el Gobierno.

LA RESPUESTA DEL GOBIERNO

- Zapatero: "No habrá ningún tipo de diálogo [con ETA]. Solo esperamos el comunicado de disolución definitiva. [...] El Gobierno mantendrá la política antiterrorista. [...] No habrá ninguna condición política que aceptemos".

"El fin de la violencia será un proceso duro, costoso y difícil".

- Rubalcaba: "Todos los partidos políticos hemos insistido en que el único comunicado que queremos leer de ETA sea aquel en el que ETA declara el fin y lo haga de manera irreversible y definitiva. Y es evidente que hoy, una vez más, no ha hecho eso".

"Si me preguntan ustedes, '¿está usted más tranquilo hoy que ayer?', honestamente les diría que sí. Si me preguntan '¿esto es el final?', les diría que no. Si me preguntan '¿esto es lo que la sociedad española espera?', les diría rotundamente no. Dicho de otra manera, ¿esta es una mala noticia? No lo es. Pero esta no es la noticia".

LAS PORTADAS

- 5.09.2010. "Cese de las acciones armadas ofensivas". Así definió ETA este alto el fuego en un vídeo enviado a la BBC. En él la banda aludió a la "puesta en marcha de un proceso democrático", pero sin aclarar si el cese incluía un abandono permanente o temporal de sus actividades terroristas.

- 18.06.2005. "Cese de atentados contra cargos electos". El anuncio se realiza un mes después de que el Congreso apoyara la propuesta del PSOE de dialogar con ETA. Posteriormente la banda puntualizó que no incluía a los miembros del Gobierno en la suspensión de "acciones armadas".

- 18.02.2004. Alto el fuego solo en Cataluña. ETA irrumpió en las elecciones al Parlamento catalán. Un mes antes de que estas se celebraran, la banda terrorista anunció "la suspensión de su campaña de acciones armadas" únicamente en esa comunidad autónoma.

- 10.07.1992. Alto el fuego de 60 días. La banda anunció un "periodo de distensión" tras la caída de su cúpula en Bidart. El 23.06.1996 ETA suspendió sus actividades por una semana mientras mantenía secuestrado a José Antonio Ortega Lara. El 20.11.1997 propuso una "tregua parcial en el frente carcelario".

- 8.01.1989. Tregua unilateral de dos semanas. ETA declaró un alto el fuego "unilateral y oficial del arsenal armado" coincidiendo con la reanudación de las conversaciones de Argel. El ofrecimiento se prorrogó dos veces más en sendos plazos de 60 días.

- 28.01.1988. Alto el fuego de 60 días. Es la primera propuesta de ETA de una "tregua parcial de carácter oficial con cese provisional de las ejecuciones". Ese año la banda reiteró al Gobierno de Felipe González esta misma oferta en otras dos ocasiones.- 16.09.1998. Tregua indefinida (duró un año y dos meses). Cuatro días después de la firma del pacto de Lizarra por los partidos nacionalistas del País Vasco, ETA declaró por primera vez en su historia un "alto el fuego unilateral e indefinido". El 28 de noviembre de 1999, la banda anunció el cese de la tregua al considerar que el PNV y EA no habían cumplido con lo establecido en Lizarra.-

- 22.03.2006. "Alto el fuego permanente" (nueve meses). En su comunicado la banda apostó por la "superar el conflicto" y afirmó su "compromiso de seguir dando pasos" hacia la paz. Un compromiso que rompió con el atentado en la T-4 de Barajas el 30 de diciembre de ese mismo año que causó la muerte de dos ciudadanos ecuatorianos, aunque ETA no dio por concluida oficialmente la tregua hasta junio de 2007.

TEXTO ÍNTEGRO DE LA DECLARACIÓN

ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, desea mediante esta declaración dar a conocer su decisión:

En los últimos meses, desde Bruselas hasta Gernika, personalidades de gran relevancia internacional y una multitud de agentes políticos y sociales vascos, han subrayado la necesidad de dar una solución justa y democrática al secular conflicto político.

ETA coincide en ello. La solución llegará a través de un proceso democrático que tenga la voluntad del Pueblo Vasco como máxima referencia y el diálogo y la negociación como instrumentos.

-El proceso democrático debe superar todo tipo de negación y vulneración de derechos y debe resolver las claves de la territorialidad y la autodeterminación, que son el núcleo del conflicto político.

-Corresponde a los agentes políticos y sociales vascos alcanzar acuerdos para consensuar la formulación del reconocimiento de Euskal Herria y su derecho a decidir, asegurando la posibilidad de desarrollo de todos los proyectos políticos, incluida la independencia.

-Como resultado del proceso, la ciudadanía vasca debe tener la palabra y la decisión sobre su futuro, sin ningún tipo de injerencia ni limitación.

-Todas las partes deben comprometerse a respetar los acuerdos alcanzados y las decisiones adoptadas por la ciudadanía vasca, estableciendo las garantías y mecanismos necesarios para su implementación.

Por consiguiente:

ETA ha decidido declarar un alto el fuego permanente y de carácter general, que puede ser verificado por la comunidad internacional. Este es el compromiso firme de ETA con un proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada.

Es tiempo de actuar con responsabilidad histórica. ETA hace un llamamiento a las autoridades de España y Francia para que abandonen para siempre las medidas represivas y la negación de Euskal Herria.

ETA no cejará en su esfuerzo y lucha por impulsar y llevar a término el proceso democrático, hasta alcanzar una verdadera situación democrática en Euskal Herria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2011

Más información