Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel avala que se segregue por sexos en los autobuses

El Supremo solo veta la separación en las líneas ultraortodoxas si es impuesta

Hombres y mujeres por separado en los autobuses públicos sí, pero siempre que la separación sea voluntaria. Así lo dictaminó ayer el Tribunal Supremo israelí cuatro años después de que una asociación a favor de la libertad religiosa y un grupo de mujeres que sufrieron ataques en los autobuses llevara las líneas segregadas por sexos a los tribunales. La Corte prohibió cualquier tipo de coerción al aplicar la separación.

En Israel, hay unas 50 líneas de autobuses de transporte público segregadas, conocidas como mehadrín. En estos vehículos, hombres y mujeres viajan separados. Los hombres ocupan la parte delantera del autobús y las mujeres, la trasera. La idea es evitar el más mínimo contacto -ya sea físico o visual- tal como dictan las reglas del judaísmo ultraortodoxo. Dicen los religiosos que el peligro asoma sobre todo cuando los autobuses se llenan y el roce se vuelve prácticamente inevitable. En torno al 11% de la población israelí practica esta corriente del judaísmo.

Las compañías deberán proteger a las pasajeras que no quieran ir detrás

Los mehadrín recorren los barrios ultraortodoxos y conectan las ciudades y asentamientos de mayoría religiosa. Estos autobuses están abiertos sin embargo al uso del público general.

"Un operador de transporte público, como cualquier otra persona, no tiene derecho a ordenar, pedir o decir a ninguna mujer dónde se puede sentar solo por el hecho de ser mujer", indicó el juez Elyakim Rubinstein en su sentencia, según recogían ayer las ediciones digitales de la prensa israelí. "Ellas deben sentarse donde quieran", sostuvo y añadió: "Cuando releo estas líneas me pregunto cómo es que ha hecho falta escribirlas en el Israel de 2010. ¿Es que han vuelto los días de Rosa Parks, la mujer afroamericana que provocó el colapso de la segregación racista en un autobús de Alabama en 1955?".

Orly Erez-Likhovski, la abogada que llevó el caso a los tribunales mostró ayer su satisfacción. "Es una gran victoria para los que creemos en la libertad y en la igualdad", dijo por teléfono. Erez-Likhovski, que forma parte del Israel Religious Action Center, que defiende la libertad religiosa, explica que el Ministerio de Transportes y las compañías de autobuses estarán obligadas a proteger a las mujeres que decidan entrar por la puerta delantera del autobús y a las que no quieran sentarse en la parte de atrás.

Los autobuses deberán además colgar un cartel que diga que cada pasajero puede sentarse donde quiere y que aquellos que ataquen -de forma física o verbal- a las mujeres y que les obliguen a sentarse en la parte trasera cometen un delito.

Pese a la alegría de Erez-Likhovski, la victoria legal no ha sido total para los detractores de las líneas mehadrín. Algunos analistas apuntaban ayer que será muy difícil que se cumpla la sentencia de forma voluntaria. Y en cualquier caso, lo que ha quedado claro es que, por el momento, los autobuses segregados seguirán existiendo y funcionando para dar servicio a la creciente población ultraortodoxa israelí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de enero de 2011