La Comunidad pagará 260 millones en 10 años por usar el Gómez Ulla

Los vecinos siguen pidiendo el prometido hospital en la antigua cárcel de Carabanchel

No será el hospital de nueva construcción, situado en los terrenos de la antigua cárcel, que prometió Esperanza Aguirre para esta legislatura, pero los habitantes de Carabanchel y Latina van a tener su centro de referencia. El Gómez Ulla, hospital General de la Defensa, empezará a atender pacientes civiles el 1 de enero. El Consejo de Gobierno aprobó ayer destinar 260 millones de euros (en 10 años) al convenio de colaboración entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Defensa. Un convenio aún sin firmar -se formalizará el día 21, según el vicepresidente, Ignacio González- y que ya lleva meses de retraso respecto a la previsión inicial. La ministra de Defensa, Carme Chacón, aseguró en julio que su intención era empezar a recibir civiles "como muy tarde" en octubre.

Problemas informáticos de conexión con el resto de hospitales retrasaron la entrada del Gómez Ulla en la red pública, según la Consejería de Sanidad. Inicialmente, el acuerdo incluía la asistencia sanitaria de 112.000 habitantes de los barrios de Los Yébenes, Fátima, Puerta Bonita y Los Cármenes. Ahora, con la libre elección de médico ya en marcha, la Comunidad asegura que cualquiera puede elegir tratarse en este centro. Sin embargo, la capacidad del Gómez Ulla es limitada. El convenio incluye la utilización de 500 camas en habitaciones individuales y 16 quirófanos. El año que viene la Comunidad tiene previsto pagar 23,5 millones de euros a Defensa por el Gómez Ulla, según los presupuestos. Este año ha pagado 18,8 para atender urgencias, hospitalización de pacientes derivados del 12 de Octubre y del Clínico cuando estos se saturaban y algunas consultas.

En realidad, el convenio no es nuevo. El uso civil del hospital ya se firmó en 2004 y de nuevo en 2007, pero nunca ha llegado a cumplirse. Por culpa, según afirmó el gerente del Gómez Ulla en la Asamblea, de la Comunidad de Madrid. El de 2007 incluía una cláusula con el compromiso de adscribir paulatinamente a 110.000 habitantes de las zonas limítrofes. La Consejería de Sanidad llegó a enviar miles de cartas a los vecinos para informarles del cambio, que nunca se produjo. Los vecinos de Latina y Carabanchel siguieron desplazándose al Clínico o al 12 de Octubre.

La Comunidad ha empezado a referirse al Gómez Ulla como el "nuevo hospital de Carabanchel". Las asociaciones de vecinos de la zona le recordaron ayer que no van a olvidarse de la promesa que hizo en las elecciones de 2007: la construcción de un hospital nuevo en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel con capacidad para atender a 250.000 personas. "Este convenio no sustituye esa necesidad", aseguró Antonio Abueitah, presidente de la asociación de Aluche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de diciembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50