Hernández apuesta por restituir el caudal ecológico

La intención del departamento de Agustín Hernández es recuperar el caudal ecológico en el último tramo del río Xallas y que la cascada vuelva a caer sobre el mar, tal y como siempre había sucedido hasta que Ferroatlántica recibió permiso en 2001 para desecar el cauce en el último tramo del Xallas. Para lograrlo, Augas de Galicia pedirá una nueva declaración de impacto ambiental -que corrija la emitida hace diez años- a la Secretaría Xeral de Avaliación e Calidade Ambiental y que esta vez sí tendrá en cuenta los informes de la Dirección Xeral de Conservación da Natureza y de la Dirección Xeral de Montes de la Consellería de Medio Rural.

Será entonces cuando Augas de Galicia podrá modificar la autorización a Ferroatlántica, de acuerdo con el informe del Consello Consultivo. El procedimiento es farragoso puesto que no hay antecedentes de otro proceso similar desde que existe la Xunta de Galicia. La corrección del actual Gobierno gallego deja en una posición imposible a sus antecesores en el Ejecutivo de Fraga. Sobre todo después de que Augas de Galicia ponga bajo sospecha la decisión tomada en su día por la Dirección Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental, que aprobó el permiso pese a que "carecía de competencias para hacerlo".

"Lucro ilegal"

Entrentanto, la organización ecologista Ríos Con Vida promete mantenerse vigilante ante las decisiones que adopte el Gobierno gallego. En su denuncia penal que instruye la fiscalía, este colectivo solicita unas medidas cautelares ejemplarizantes. La querella reclama "que además de las diligencias habituales a practicar se proceda a la inmediata suspensión de las operación de explotación hidroeléctrica y al precintado de las turbinas y maquinaria, con vistas a la recuperación ambiental de la cuenca y a la declaración de caducidad de las concesiones". Rios con Vida pide al mismo tiempo que el ministerio fiscal inste al organismo de cuenca, a la Xunta y al concesionario para que tomen medidas y que el agua vuelva a discurrir por el tramo afectado.

Los ecologistas reclaman "que se compruebe el registro de sueltas de agua con vistas a su relación con la defraudación de aguas públicas". Por último piden que se aporte como prueba el oficio solicitado a la Comisión Nacional de la Energía y a Red Eléctrica de España, con el cálculo del lucro obtenido por Ferroatlántica "ilícitamente al turbinar de más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de diciembre de 2010.