Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente admite que Fraga dio un permiso irregular a Villar Mir

El secado de una cascada lo autorizó un organismo "sin competencias para hacerlo"

La Consellería de Medio Ambiente ha remitido un escrito a la fiscalía en el que admite "relevantes irregularidades" cometidas por ese departamento, durante la época de Manuel Fraga, para autorizar a la empresa Ferroatlántica a secar una cascada que desemboca en el mar, en Ézaro (A Coruña). El departamento de Agustín Hernández señala que el permiso fue concedido por un organismo que "carecía de competencias para hacerlo".

Medio Ambiente continúa su tramitación para anular el permiso que expidió otro Gobierno del PP hace nueve años y que amparó a Ferroatlántica, en su afán por aumentar la productividad de su central hidroeléctrica, para secar la única catarata de Europa que desembocaba en el mar, en el Ayuntamiento de Dumbría. Antes de cerrar el expediente que anulará la licencia concedida el 21 de marzo de 2001 y que permitió a la firma de Juan Miguel Villar Mir sustituir el caudal ecológico por la "cascada estandar" de Ézaro, abierta en verano un par de días por semana para satisfacer a los turistas, Augas de Galicia estudia las alegaciones presentadas por Ferroatlántica.

La consellería enmendará la decisión de otro Gobierno del PP

Aunque todavía no hay fecha para la anulación del permiso, la consellería ha enviado un documento a la fiscalía especializada en la defensa del Medio Ambiente -que había abierto diligencias tras la querella de la asociación ecologista Ríos Con Vida- en el que anuncia que el expediente en marcha tiene como objetivo "declarar la nulidad de pleno derecho, de forma parcial, de dicha resolución" que incurre en "vicios de nulidad". La investigación abierta por Augas de Galicia señala, después de revisar la autorización firmada en 2001 por la Consellería de Medio Ambiente -presidida en aquella época por Carlos del Álamo-, que la modificación de la concesión a Ferroatlántica exhibía "relevantes defectos procesales de suficiente entidad para considerar necesaria la incoación de un expediente de revisión de oficio".

El contundente informe jurídico de Augas de Galicia cuenta cómo en 2007 Ferroatlántica presentó una solicitud a la Consellería de Medio Ambiente del bipartito para abrir la cascada los sábados del verano media hora más a partir de las 11 de la noche. Fue entonces cuando dos departamentos distintos de la consellería que dirigía Manuel Vázquez, las direcciones generales de Conservación da Natureza y de Calidade e Avaliación Ambiental, emitieron sendos informes en los que solicitaban la revisión de aquella licencia. Después de que la fiscalía abriera diligencias a raíz de la denuncia ecologista, Augas de Galicia incoó el pasado 8 de noviembre el expediente en el que señala que la declaración de impacto ambiental debió mantener la "imposición" a la empresa "de un caudal ecológico, entendido como el caudal mínimo que se deberá dejar circular por el lecho de un río para compabilizar, en cada época del año, los efectos de las detracciones de agua sobre el ecosistema acuático o el mantenimiento de las comunidades preexistentes".

La consellería cita en su resolución la Lei Galega de Pesca Fluvial donde se establece que "las concesiones de aprovechamiento hidráulico deberán en todo tiempo respetar el caudal ecológico necesario para facilitar el normal desarrollo de las poblaciónes piscícolas". Esta norma, vigente cuando el Gobierno de Fraga autorizó el cambio de la concesión para desecar el último tramo del río Xallas, señala además que para otorgar una licencia de este tipo "los organismos de cuenca competentes deberán solicitar los informes necesarios a la Consellería de Agricultura, Gandería e Montes [actualmente de Medio Rural]". La misma obligación establece un decreto aprobado en mayo de 1997 para la ordenación de pesca fluvial y de los sistemas acuáticos continentales.

La Xunta concluye ahora que el departamento de Carlos del Álamo cometió "irregularidades relevantes" y establece que la Dirección Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental que decidió el cambio en el permiso a Ferroatlántica "carecía de competencias para hacerlo". Y reprocha que esa licencia se hubiera otorgado sin el preceptivo informe de la Dirección Xeral de Montes e Medio Ambiente Natural.

Cronología de una concesión

- 17 de octubre de 1910. El Gobierno Civil de A Coruña otorga una concesión a Francisco del Campo Lacalle para un aprovechamiento eléctrico en el Xallas con un caudal máximo de 6.000 litros por segundo y un salto de 19,13 metros.

- 18 de septiembre de 1982. El Ministerio de Obras Públicas autoriza ampliar el caudal hasta 52.000 litros por segundo y un desnivel permitido de 198 metros. Se construye una nueva presa.

- 21 de marzo de 1994. Tras varios cambios de titularidad, la Xunta autoriza la transferencia de la concesión a Ferroatlántica, SL y Banesto Leasing, SAF, en régimen de cotitularidad.

- 1 de junio de 1999. El promotor solicita ampliar el caudal hasta 57.000 litros por segundo. La Xunta accede pero impone un caudal ecológico de 2,23 metros cúbicos por segundo.

- 22 de marzo de 2001. La Xunta modifica la obligación de mantener el caudal mínimo y establece que la empresa debe abrir una "cascada estándar" durante unas horas a la semana

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 2010

Más información