Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estado de alarma

Ofensiva del PP para sacar renta política de la situación

El PP quiere que se levante cuanto antes el estado de alarma. Así lo dijo el jueves en el Congreso Mariano Rajoy y lo reiteró ayer la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. La número dos del PP aseguró que la alarma no se puede usar "frívolamente".

El principal partido de la oposición sigue manteniendo su dura crítica a los controladores por la forma en la que llevaron a cabo la protesta. Pero, al tiempo, ha diseñado una ofensiva parlamentaria para intentar rentabilizar en lo posible el caos aéreo y para que se perciba al Gobierno como responsable de la situación. Para empezar, el martes comparece en la Comisión del Congreso el ministro de Fomento, José Blanco, y el PP, una vez distanciado de los controladores, tiene previso incidir en la supuesta imprevisión por no haberlo solucionado en seis años.

Para el miércoles, los populares han presentado tres preguntas y una interpelación a cuatro miembros diferentes del Gobierno. La interpelación, dirigida a la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, pretende saber qué medidas va a adoptar para paliar el impacto económico del caos aéreo. Antes, tres diputados del PP dirigirán preguntas a Carme Chacón, José Blanco y Manuel Chaves. A la ministra de Defensa le preguntarán sobre la homologación de los controladores militares; al de Fomento sobre la existencia de un Plan B y al vicepresidente tercero sobre las palabras de su número dos, Gaspar Zarrías, sobre una supuesta connivencia de los populares con los controladores. Sobre este asunto, el PP ha presentado también una petición de reprobación del secretario de Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2010