Los menores bajo tutela de la Administración

El 'no lo volveré a hacer' va en serio

El sistema de centros especializados que gestiona la Agencia del Menor desde 2004 cumple a buen ritmo su compromiso con la reinserción de los adolescentes infractores. Mientras que las cifras de los que son condenados por primera vez se mantienen similares cada año, en torno a los 5.000 casos, las de menores que vuelven a delinquir tras haber cumplido su condena con la Agencia se han reducido notablemente. La reincidencia ha caído del 43% al 10% desde 2005.

El organismo relaciona la última caída notable (en 2008) con la consolidación de los programas especializados en todos los centros, desglosados por delitos, edad, género y necesidades de los penados. Asegura que la clave de su éxito está en proporcionar una formación que garantice la inserción social y laboral de los internos. Para ello, cuenta con actividades como los talleres laborales, donde se enseñan oficios, los proyectos teatrales o deportivos, o los acuerdos con fundaciones para facilitar el empleo a los que salen. "En los ocho meses en el centro de El Madroño aprendí a leer, escribir, hablar bien español y me saqué un título de peluquería", reconoce en un castellano perfecto Irina (nombre ficticio), una menor de 17 años residente en el poblado chabolista de El Gallinero.

También destaca la caída del número de menores condenados a pernoctar en un centro (de 1.066 en 2006 a 589 hasta octubre de este año). Por otro lado, la Comunidad no dispone de datos sobre cuáles son los delitos cometidos por menores que más se han incrementado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de noviembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50