Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El país seguirá siendo un oasis de millonarios

En la jornada de ayer los suizos estaban igualmente convocados a pronunciarse sobre una iniciativa del Partido Socialista (PSS) para conseguir que las grandes fortunas residentes en el país pagaran impuestos unificados y "más justos". La propuesta no acabó de seducir a un electorado muy consciente de la importancia que estas grandes fortunas tienen para la situación privilegiada de Suiza y que tomó en cuenta la advertencia, lanzada desde el ámbito empresarial, de que una subida de impuestos provocaría un éxodo de los ricos y de sus compañías.

El sistema federal en Suiza permite una competencia feroz entre los distintos cantones, que rivalizan en medidas fiscales cada vez más atractivas para los contribuyentes multimillonarios. Los socialistas querían que los cantones más beneficiados por estas circunstancias fueran más solidarios con los cantones que sufren mayores problemas sociales o laborales.

Los partidos de derecha, la ministra de Finanzas y los empresarios se felicitaron del resultado, al que ven como "una prueba más de la soberanía de los cantones y el apego del pueblo a la competencia fiscal actual".

Los minúsculos cantones de la Suiza central donde residen algunas de las mayores fortunas, y que hubieran sido los principales afectados (como Uri, Schwyz o Nidwald) han descartado la propuesta por más del 80% de los votos. Según el diario Le Temps, el rechazo a la iniciativa socialista representa "una derrota grave para la izquierda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de noviembre de 2010