El PP pone en duda la veracidad del estado de las cuentas de Zapatero

El PSOE exige a Rajoy que no se coloque con "los que están contra España"

"Nos gustaría que lo que diga el Gobierno de España sea la verdad, toda la verdad; exigimos que diga la verdad y que no mienta como nos tiene acostumbrados". Esta apelación del portavoz oficial del PP, Esteban González Pons, a que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "no trate a los españoles como niños" y diga la verdad sobre la realidad de las cuentas del Estado, provocó ayer que las alarmas se encendieran en el PSOE en un momento crítico. "El PP ha traspasado todas las líneas rojas al decir a los mercados que España puede estar mintiendo sobre su verdadera situación", replicó el secretario de Organización socialista, Marcelino Iglesias.

El número tres del PSOE ya había conversado con miembros de la ejecutiva y todos coincidieron en la gravedad de lo dicho por Pons. Los interlocutores consultados sostenían que este había sido el broche, aunque reconocen que inesperado, a la dura presión del PP contra el Gobierno desde que Irlanda fuera intervenida. Desde entonces, el Gabinete socialista trata de convencer, avalado por la Comisión Europea, de que no hay posibilidad de contagio. El PP, por boca de varios y relevantes dirigentes, reclama una y otra vez que se convoquen ya las elecciones generales.

"Los populares se ponen del lado de los especuladores", asegura Blanco
"Si ayudaran, todo sería más fácil; ¿por qué no lo hacen?", dice Valenciano

Más información

"Si el señor Rajoy no desautoriza a González Pons, está defendiendo a quienes están especulando contra los intereses de España", exhortó Iglesias.

Lo cierto es que la secuencia del relato de González Pons no deja dudas para el PSOE de su intención. "Hubo ataques especulativos contra Grecia, porque Grecia había mentido; hubo ataques especulativos contra Irlanda y ahora va a tener que decir otra verdad; nos gustaría que lo que diga el Gobierno de España sea la verdad, toda la verdad y que no mienta". González Pons llegó a ese punto después de enumerar la situación económica a la que se había llegado por culpa de Zapatero: "Paro insoportable e inaceptable", sin "crédito internacional y con una economía camino del estancamiento". Y hay que decirlo porque "mal protegen a España quienes mienten a los españoles con el pretexto de salvarla".

Estas graves apreciaciones corrieron como la pólvora entre los socialistas. Y ayer entre quienes participaban en una jornada sobre la crisis económica organizada por la Fundación Sistema que preside Alfonso Guerra. Uno de los ponentes, Rafael Simancas, portavoz de Infraestructuras, avisó de consecuencias reales: "Esas declaraciones socavan la confianza de nuestros socios europeos y de los mercados de nuestro país. Su coste puede medirse en los millones de euros que habremos de pagar de más en la subida de los intereses de la deuda pública y privada que han provocado. Se trata de una grave agresión, no al Gobierno sino a España".

José Blanco, ministro de Fomento, que participaba en un acto electoral en Cataluña, se hizo eco del "ataque" y reiteró que el PP, "en momentos de dificultad, en vez de cuidar de los intereses de España, se pone del lado de los especuladores".

Pero el PP, de entrada, no siente la necesidad de ayudar al Gobierno porque por el momento ha tenido "suficientes apoyos" para sacar adelante sus propuestas. "Hasta ahora no nos ha llamado el Gobierno, si lo hace acudiríamos, porque siempre lo hemos hecho", recordó Pons en probable referencia a las ocasiones en las que el presidente Zapatero ha llamado al líder del PP. Ahora bien, González Pons también remarcó que el PSOE está en el Gobierno y el PP en la oposición.

El diálogo entre Gobierno y oposición sigue siendo de sordos, ya que los socialistas insisten en que lo que hace el PP supera los límites legítimos. La portavoz socialista del comité electoral, Elena Valenciano, acusó al PP de "irresponsabilidad" ante los ataques especulativos y se preguntó: "Si ayudaran, todo sería más fácil; ¿por qué no lo hacen?

Esteban González Pons, ayer en Valencia.
Esteban González Pons, ayer en Valencia.SANTIAGO CARREGUÍ

Las comparaciones del PP con Irlanda

- María Dolores de Cospedal. El lunes, después de la ejecutiva del PP, la secretaria general del partido afirmó que el rescate de Irlanda no tenía "por qué afectar a la situación española", si bien apostilló que era "la falta de credibilidad del Gobierno" lo que afectaba al sistema económico español. Sin embargo, un día después, la número dos de los populares subió de tono y aseguró: "No solo hay que decir que España no es Irlanda, también hay que demostrarlo".

- Soraya Sáenz de Santamaría. Aunque la portavoz parlamentaria del PP en el Congreso de los Diputados afirmó el martes que la economía española "no es la irlandesa ni la portuguesa" en términos de dinamismo del sector privado y de solvencia financiera, consideró, al igual que Cospedal, que el principal peligro para España es el Ejecutivo de Zapatero, por la "falta de confianza" que genera. Saénz de Santamaría respondió a las críticas de antipatriotismo lanzadas desde las filas socialistas y exclamó que "ser antipatriota es no querer hacer reformas por tener miedo a los electores y a las urnas y seguir en el Gobierno cuando no se sabe cómo gobernar". "Se necesita un Gobierno que lidere, creíble y que haga reformas", añadió.

- Cristóbal Montoro. El portavoz de economía del PP consideró el martes que España podría correr la misma suerte que Irlanda si no se "hacen los deberes" y si no se "acometen las reformas necesarias para responder a esta crisis de dudas, porque se está dudando de que España pueda crear empleo y crecer". Para Montoro, el principal inconveniente es "la tasa de paro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50