Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide repetir el juicio de la navarra que mató a su marido

"Contradictorio, incongruente, además de ilógico, arbitrario y contrario al sentido común". Así califica la fiscalía el veredicto del jurado popular que absolvió a María Pilar Marcos tras matar a su marido, José Antonio Gil Silva, durante una discusión el 2 de noviembre de 2009 en Tafalla (Navarra). En su recurso, argumenta que el fallo debió ser considerado nulo porque está probado que la mujer fue la autora material de la cuchillada mortal, pero al mismo tiempo sale absuelta. El hijo mayor del matrimonio, Marcos Gil, vuelve a salir en defensa de su madre. "No nos rendiremos, aunque sabemos que esto no se va a acabar nunca", subraya.

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra deberá analizar de nuevo el caso y decidir si se repite o no el juicio. En ella la fiscal, que pedía 11 años de prisión por homicidio, defenderá que en el fallo hay incluso "una ausencia de veredicto", porque no se llegó a ninguna conclusión sobre la muerte a los 77 años de José Antonio de una puñalada en el pulmón. "Si no fue un accidente, la acción de clavar el cuchillo realizada por la acusada o es dolosa o es imprudente, siendo las argumentaciones del jurado absolutamente incompatibles e incongruentes", afirma.

El tribunal, según la fiscal, se contradice al considerar probado por unanimidad que Marcos "ejecutó directa y materialmente, por sí misma, la acción de clavar el cuchillo", y a la vez asegurar que "no ha sido probado que la acusada hubiese dirigido el cuchillo contra la víctima, ni que se hubiese representado como altamente probable o como posible que durante el forcejeo se clavara el cuchillo". El jurado declaró no culpable a Marcos, de 64 años, por un solo voto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 2010