Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ante el juez por no vacunar a sus hijos

Andalucía culpa a los padres de un brote de sarampión

La Junta de Andalucía ha llevado el sarampión ante la justicia. El brote detectado en los primeros días del mes en un colegio de Infantil y Primaria del barrio del Albaicín de Granada, el Gómez Moreno, se ha convertido para las autoridades sanitarias andaluzas en un asunto de salud pública que suma ya 36 personas contagiadas y de la que responsabiliza a los padres que han optado por no vacunar a sus hijos. La vacunación de los menores no es obligatoria y las autoridades sanitarias no están habilitadas para imponerla, por lo que la Consejería de Salud trasladó el caso al juez que tendrá que decidir si la amenaza para la salud pública de la que habla la Administración es suficiente como para restringir la libertad de elección de los padres.

La autoridad sanitaria no tiene poder para forzar la inmunización

Cuando el número de contagiados aumentó -en principio afectó a cinco escolares-, Salud se ofreció para vacunar a los que no lo estuvieran ya. Los contagios siguieron aumentando y las autoridades sanitarias enviaron cartas y burofaxes a los padres en las que reiteraban la necesidad de vacunar a los niños y les pedía que presentaran en el centro las cartillas de vacunación infantil para poder "valorar el riesgo de contagio" de cada uno. La mayoría de los padres que se oponen a las vacunaciones lo hacen, según su testimonio, porque optan por la utilización de métodos "naturales" para proteger el sistema inmunológico de sus hijos.

Según fuentes de la consejería, se enviaron comunicaciones a 79 padres. Cinco trasladaron a las autoridades sanitarias su negativa a vacunar a sus hijos. Otros 22, sí tenían las cartillas en regla, aunque no lo comunicaron. El resto (52), no dio contestación alguna. Dado el número de padres que ignoraron los requerimientos y teniendo en cuenta "la elevada contagiosidad del sarampión", Salud se fue a los juzgados. La medida se anunció como una posibilidad en caso "extraordinario", según dijo la jefa de Salud Pública de Granada, Isabel Marín, pero al final se ha llevado a cabo.

La enfermedad ya salió del reducido ámbito del centro y se ha extendido por la ciudad. Las autoridades subrayan la necesidad de vacunar a la práctica totalidad de los niños susceptibles de contagiarse, los mayores de 12 meses. "De esta forma, se evitaría la circulación del virus y el contagio en niños que no tienen edad de estar vacunados o los adultos susceptibles con los que lleguen a tener algún contacto", señala la Junta en un comunicado. La cobertura de esa vacuna en la ciudad es del 90%. Doce de los afectados han requerido atención hospitalaria y dos de ellos aún permanecen ingresados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 2010