Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los grupos excepto el PSOE condenan a Rabat

El Polisario dice que hay 36 cadáveres en un hospital y Marruecos lo niega

Todos los grupos parlamentarios salvo el socialista condenaron ayer en el Senado los ataques de Marruecos al pueblo saharaui y exigieron una investigación independiente sobre lo sucedido durante el desmantelamiento del campamento próximo a El Aaiún.

Lo hicieron en rueda de prensa junto al representante del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyún, con el que previamente se habían reunido a puerta cerrada. A ese encuentro también asistieron dos socialistas, el portavoz de Asuntos Exteriores, José Carracao, y el senador del PSC Lluís María de Puig. De la rueda de presa posterior, sin embargo, se ausentaron.

El Grupo Socialista no explicó por qué no había asistido a la comparecencia en la que se condenó a Marruecos, y se remitió a las declaraciones de la secretaria de Política Internacional, Elena Valenciano: "No hay ningún Gobierno en el mundo más comprometido con una solución justa y duradera para el Sáhara que España".

Durante la reunión, Beyún reprochó a los socialistas que el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, hubiera dado por buena la versión de Marruecos sobre lo sucedido en el campamento. "Nos duele mucho esa actitud", dijo, según comentaron asistentes al encuentro. Los socialistas respondieron que en su partido siempre habían sido sensibles al problema saharaui, y que se comprometían a fomentar el diálogo con Marruecos, según las mismas fuentes.

Beyún dijo que en el hospital militar de El Aaiún hay 36 cadáveres, y que las autoridades marroquíes han entregado los cuerpos de otros cinco a sus familias. El gobernador marroquí de El Aaiún niega ambas acusaciones.

El PP llevará al próximo pleno una moción para instar al Gobierno a condenar las "violaciones de derechos humanos" llevadas a cabo por Marruecos contra los saharauis, asumir un papel protagonista en "el proceso de descolonización", y pedir la celebración de un referéndum de autodeterminación y la libre circulación de periodistas en la zona.

"Condenamos las graves violaciones de derechos humanos que ha cometido Marruecos. Entendemos que las relaciones con Rabat son muy importantes, pero no podemos cerrar los ojos y callar ante algo tan grave. No tenemos toda la información, pero está claro que ha habido violaciones de derechos humanos. Por eso pedimos una investigación independiente sobre lo ocurrido, especialmente sobre la muerte del ciudadano nacionalizado español", señaló el senador popular Alejandro Muñoz Alonso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 2010