La crisis del euro

Los mercados fuerzan a Portugal a pagar más por emitir deuda

Un día después que España, Portugal celebró una subasta de deuda. Y como en el caso español, la crisis irlandesa le pasó factura. El Estado luso emitió ayer 750 millones en bonos a un año. Los intereses llegaron al 4,8%, un aumento de 1,5 puntos porcentuales sobre la subasta de hace dos semanas. Además, la demanda de los títulos de deuda soberana portuguesa siguió a la baja en comparación a las últimas emisiones. Ambos datos auguran nuevas dificultades para conseguir financiación. Entre enero y abril de 2011, Portugal necesitará 40.000 millones de euros para refinanciar vencimientos de la deuda pública.

No fue la única mala noticia económica del día. Ayer se supo que la tasa de paro llegó al 10,9% (609.400 personas) el tercer trimestre, según el instituto de estadística luso, y alcanzó la cota récord desde 1983, cuando empezó a medirse el desempleo.

Más información
El Tesoro vuelve a subir los precios para colocar su deuda

En este escenario, el ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, presentó nuevas medidas de recorte presupuestario para rebajar el déficit al 4,6% del PIB en 2011. Concretamente, anunció una reducción de la adquisición de bienes y servicios del Estado y de subsidios a empresas públicas, entre otras medidas, para lograr un ahorro suplementario de 550 millones de euros.

A pesar de las malas noticias, ayer los mercados no se ensañaron con la deuda portuguesa. Tampoco lo hicieron con los bonos del resto de países periféricos que están en la diana en los últimos días. Las primas de riesgo -el indicador de la incertidumbre del país de referencia respecto de Alemania- de Portugal e Irlanda cayeron. La de España repuntó algo, aunque lo suficiente como para situarse por encima de los 200 puntos básicos, dos puntos porcentuales. También subió la griega.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS