Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El Tesoro vuelve a subir los precios para colocar su deuda

El incremento está en línea con los incrementos de las últimas operaciones tras la reaparición de las dudas en los mercados de deuda

El Tesoro ha vuelto a acudir hoy al mercado primario de deuda soberana en una jornada de relativa calma tras el recrudecimiento de los problemas de Irlanda, que ha reavivado las dudas sobre los llamados países periféricos del euro y que están bajo sospecha por sus altos déficits públicos. Sin embargo, a tenor del resultado de la subasta, de nuevo ha quedado claro que España no es ni Irlanda ni Portugal ni Grecia y que mantiene las distancias con respecto al grupo de cola de la crisis. Pero también se ha confirmado que no es inmune a las turbulencias, ya que ha tenido que volver a subir los tipos para superar la mayor aversión al riesgo de los inversores, aunque no con la misma intensidad que se vio obligada a aceptar ayer el Tesoro portugués.

En concreto, el Tesoro ha vendido 2.586 millones en deuda con vencimiento en 2020 con un tipo de interés marginal, el último antes de cortar la emisión, del 4,632%, aproximadamente medio punto más caro que en la misma operación con bonos a 10 años de septiembre, lo que está en línea con los repuntes registrados en las sucesivas subastas realizadas desde el rebrote de la crisis irlandesa a finales de aquel mes. Además, pese a que este interés era inferior al que en ese momento se negociaban los títulos decenales españoles en el mercado secundario, la demanda ha sido relativamente alta, aunque ligeramente inferior a la de la anterior subasta. En concreto, se han solicitado 1,8 veces más de bonos de los que se han vendido y eso que a los inversores les habría salido más rentable recurrir al mercado secundario, donde en ese momentos se ofrecía un tipo del 4,650% por los mismo títulos.

Junto a esto títulos, España también ha colocado 1.068 millones a 30 años con un tipo del 5,498%, siete décimas más que el 4,791% de la última operación a los mismos plazos realizada en octubre. En este caso, la demanda se ha situado en 2,05 veces, ligeramente por debajo de la ratio de 2,1 de hace un mes. En total, el Tesoro ha captado 3.654 millones, lo que se sitúa en el medio del rango de objetivos previstos y que era de entre 3.000 a 4.000 millones.

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, ha reconocido que el coste de emitir deuda ha subido, pero ha matizado que se sigue manteniendo en un nivel razonable. Asimismo, ha explicado que la "excelente cobertura" que ha tenido la emisión es un signo de confianza en la economía española.

Tras la subasta, la prima de riesgo, el mejor termómetro para medir la confianza de los inversores en las finanzas del país y que se establece a partir del diferencial entre la rentabilidad que le piden a España para comprar sus bonos a 10 años frente a los alemanes -de referencia- en el mercado secundario, ha subido ligeramente. Así, tras abrir la jornada a la baja, ha cambiado de tendencia y se ha estabilizado sobre los 200 puntos básicos (203 a las 16.30). A más sensación de riesgo, menos demanda y más interés piden los compradores para superar sus recelos, pero en el caso de España, que tiene cubiertas sus necesidades de financiación más próximas, el riesgo país aún se mantiene lejos de la prima que ha de pagar Grecia (886), Irlanda (542) o Portugal (406) para colocar su deuda.