La crisis del euro | La reacción de los mercados

La incertidumbre sobre el rescate tumba las Bolsas de toda Europa

El Tesoro español tiene que pagar un sobreprecio para colocar letras - Las primas de riesgo de los países más castigados repuntan ligeramente

En momentos de incertidumbre la Bolsa española suele estar entre las que reflejan con más histeria los cambios de humor de los inversores. Ayer, una vez más, el parqué madrileño no defraudó. Pasadas las dos de la tarde, cuando parecía que el primer ministro irlandés, Brian Cowen, estaba a punto de anunciar una petición de ayuda financiera a los socios europeos, el Ibex empezó a bajar y no dejó de hacerlo hasta finalizar la sesión, en el límite de los 10.000 puntos. Finalmente, no cayó por debajo de esta barrera, pero perdió un 2,4% respecto al día anterior, el mayor castigo de los últimos tres meses. Pese a que finalmente Dublín no solicitó rescate, los nervios también predominaron en el resto de Bolsas europeas, que se dejaron en la sesión en torno al 2%. "Se está generando una confusión que me recuerda mucho a la que protagonizó Grecia en los primeros meses del año. Una confusión que es malísima para los mercados", señala el estratega jefe de Citi, José Luis Martínez.

La economía de EE UU empeora y la inflación china hace temer alzas de tipos
Más información
La UE presiona a Irlanda para que acepte ayuda y se calmen los mercados
Irlanda empieza a ceder para recibir la ayuda de sus socios

Las tensiones no solo afectaron a las Bolsas. Las primas de riesgo de Grecia, Irlanda, Portugal y España volvieron a repuntar ligeramente. Este indicador -que mide las incertidumbres que los inversores atribuyen a la deuda soberana de un país en comparación con la alemana, que se considera la más segura- se había relajado en los últimos días, después de que los cinco países europeos reunidos en el G-20 dieran un apoyo explícito a Irlanda. Ayer, la prima de riesgo de este país subió 20 puntos básicos, presionada por la resistencia de Dublín a recurrir al fondo de rescate de la UE y el FMI. El riesgo español, a una distancia sideral de los 562 puntos básicos de Irlanda, subió también hasta rozar los 200 puntos básicos (dos puntos porcentuales).

Es cierto que el ya antiguo tigre celta no tiene necesidad de financiarse en los mercados de deuda antes del verano próximo. Pero también lo es que otros países, que pueden verse perjudicados por los aprietos de Dublín, sí la tienen. Por diferente que sea la situación de España y Portugal, los mercados se empeñan en meterlos en el mismo saco, lo que perjudica no solo a la deuda soberana sino también a las empresas de estos países que busquen financiación externa. Un efecto contagio que se pudo percibir con claridad en la subasta celebrada ayer por el Tesoro Público español.

Hacienda tuvo que pagar un precio mayor en la subasta de letras a 12 y 18 meses. En ambos casos, los intereses finales -el 2,4%, en el primer caso, y el 2,6%, en el segundo- superaron en más de medio punto los de citas anteriores, y ambos plazos se situaron en los niveles más altos desde que explotó la crisis de deuda soberana.

Pero lo que también quedó claro en la subasta es que, pese a las dudas que gravitan en torno a la crisis fiscal, en los mercados hay mucha liquidez y avidez por invertir en bonos que ofrecen una rentabilidad clara en una situación de gran incertidumbre en los mercados de renta variable. Hacienda pretendía captar unos 5.000 millones. Lo consiguió con una demanda que duplicó la oferta de títulos.

Aunque a veces lo parezca, las malas noticias que tiñen de rojo las Bolsas no salen solo de Europa. En Estados Unidos, la Reserva Federal de Filadelfia acaba de rebajar su previsión de crecimiento para el cuarto trimestre. Y el banco central no descarta tener que inyectar más estímulos en las venas del sistema financiero para reanimar una economía que corre el riesgo de caer en la anemia. En la otra punta del mundo, los riesgos vienen por el extremo contrario: la alta inflación china hace temer una inminente subida de tipos del yuan. Estos temores son la semilla que explica el desplome de los últimos días en los índices bursátiles más importantes de China.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS