Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España e Italia desafían a la UE por la patente europea

Ambos países bloquean la propuesta belga por discriminación lingüística

España bloqueó ayer un enésimo intento de crear una patente única europea por considerar que el proyecto discrimina a la lengua española en beneficio del inglés, francés y el alemán. "La patente europea es imprescindible, pero no puede basarse en la discriminación", dijo el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Diego López Garrido. Italia tiene la misma opinión.

La cuestión de la patente europea lleva medio siglo buscando una solución que, por la reducción de gastos que supone eludir los compromisos de traducción a las 23 lenguas oficiales actuales, incrementaría la competitividad de las empresas.

El proceso sobre la patente europea se ha acelerado en los últimos 10 años y la presidencia belga de la Unión planteó ayer lo que se presentaba como una última solución de compromiso que permitía, en atención a las exigencias españolas, que las patentes se puedan expedir en una de las tres lenguas y traducir durante un periodo transitorio a una segunda lengua, como el español o el italiano.

López Garrido alegó que tal interinidad introduce inseguridad jurídica además de mantener una discriminación lingüística que afecta a las empresas cuyas lenguas de trabajo no sean el inglés, francés o alemán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 2010