La fiscalía investiga si la madre de 10 años estuvo desatendida

La Junta andaluza indaga en el entorno familiar de la menor

La Junta de Andalucía y la Fiscalía de Sevilla investigan el entorno de la menor de 10 años de origen rumano que el pasado martes dio a luz en el hospital de Jerez. La niña y el bebé se encuentran en la casa que la abuela de la recién nacida comparte con otros compatriotas en el municipio sevillano de Lebrija. Hasta allí se acercaron ayer trabajadores de los servicios sociales del municipio para comprobar el estado de ambas menores, pero no consiguieron que le abrieran la puerta de la vivienda.

La alcaldesa, María José Fernández, denunció en declaraciones a Efe que la familia está eludiendo el contacto con la Administración, por lo que el Ayuntamiento no descarta pedir autorización judicial para acceder a la casa. Por su parte, el fiscal ha abierto diligencias de investigación para evaluar si se ha vulnerado la protección de las menores. La fiscalía indaga si la niña estaba escolarizada (la madre asegura que no) y si acudió al médico en las últimas semanas del embarazo. La responsable de tal omisión sería la madre de la menor (abuela del bebé), ya que el abuelo falleció. La mujer ha asegurado que el padre del bebé es un joven de 13 años que vive en Rumanía. La menor, según su madre, ha vivido allí la mayor parte de su embarazo y llegó a España hace unos meses para unirse a su madre y a otros familiares.

El Ayuntamiento de Lebrija asegura que la familia elude a las Administraciones

Más información

La Consejería de Bienestar Social, por su parte, está realizando un informe sobre el caso. La Administración considera que la familia dispone de recursos para garantizar las necesidades básicas de las dos menores (madre e hija), pero los servicios sociales valorarán otros aspectos para garantizar que tanto la joven madre como el bebé están atendidos.

El defensor del pueblo andaluz, José Chamizo, abogó ayer porque la recién nacida y su madre permanezcan con su familia si Bienestar Social no encuentra "anomalías" en su entorno. Chamizo ha abierto una investigación de oficio sobre el caso y ha asegurado que hará un seguimiento "pormenorizado" de la situación de las dos menores.

El defensor se mostró especialmente preocupado por que se garantice a la menor el apoyo psicológico para poder asimilar las "dificultades" que supone asumir una maternidad a los 10 años. Además, Chamizo pidió a las Administraciones una campaña de información y orientación dirigida a los colectivos en los que son frecuentes las maternidades tempranas para exponerles los riesgos de esta realidad.

Mientras, la Consejería de Educación está a la espera de que Bienestar Social le comunique que la niña de 10 años ya está en condiciones de acudir a clase. Cuando sea así, se le asignará "inmediatamente" un colegio, según fuentes de este departamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 04 de noviembre de 2010.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50