Elecciones legislativas en EE UU

El dueño de la agenda republicana

El veterano político John Boehner se perfila como próximo presidente de la Cámara de Representantes

"Señoras y señores, el próximo presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos". Así se ha presentado durante todos los actos de la campaña electoral que concluía anoche a John Boehner (pronúnciese Beihnar), actual líder de la minoría republicana en la Cámara baja del Congreso.

De confirmarse el tsunami que espera lograr el Partido Republicano, Boehner se convertirá en la segunda persona dentro de la línea de sucesión de Barack Obama, después del vicepresidente Joe Biden, lo que le convierte en teoría en el tercer hombre con más poder del país. En realidad, Boehner ni siquiera necesita ese tsunami. Con una moderada tormenta tropical, el veterano político también le arrebatará el puesto a la actual presidenta -y primera mujer en ocupar ese puesto-, Nancy Pelosi, la gran ausente del Partido Demócrata en la campaña de estos comicios de mitad de mandato.

Su caballo de batalla será desmontar la reforma sanitaria de Barack Obama

Más información

Eternamente bronceado, 51 años a punto de cumplir los 52, Boehner nació en Reading (Ohio). Segundo de 12 hermanos, el político creció en un diminuto piso de dos habitaciones y trabajó como conserje para poder costearse los estudios universitarios. Boehner fue el primer miembro de su familia en asistir a la universidad.

En política desde la década de los ochenta, el republicano se convirtió en la mano derecha del ultraconservador Newt Gingrich -entonces presidente de la Cámara- cuando el Partido Republicano recuperó el poder en el Congreso en 1994, algo que no había sucedido en 40 años. Boehner ayudó a Gingrich a redactar el famoso Contrato con América y, en lugar de abandonar la arena política como Gingrich tras la derrota sufrida en 1998, comenzó la escalada hacia una más alta cima que estaría ahora a punto de culminar.

Siguiendo la estela de su mentor político y preparando la victoria republicana, Boehner bautizó y presentó al país en el mes de septiembre su "compromiso con América", las líneas generales de su agenda una vez que los conservadores lleguen al poder. El caballo de batalla de ese programa será desmontar la reforma sanitaria de Obama.

En abril de este año, el actual líder de la minoría en la Cámara lanzaba también su campaña en Internet Boehner for speaker (Boehner para presidente), con la que esperaba llegar a los votantes y obtener los 39 escaños necesarios para que el partido del elefante retome la Cámara legislativa.

Radicalizado en los últimos tiempos debido a la acometida del Tea Party -alguna de cuyas más importantes figuras no parecen muy contentas con la idea de que Boehner ocupe ese cargo, como la nueva reina del movimiento ultraderechista, la congresista por el Estado de Minesota Michelle Backmann-, Boehner es definido por los analistas como "un negociador clásico" que desde el Capitolio ha alimentado sus lazos con las grandes corporaciones y los hombres de negocios; en 2006 regaló a los congresistas prebendas que tenían su origen en compañías tabacaleras, lo que provocó un escándalo. A pesar de no existir disciplina de partido, Boehner ha votado con sus filas el 95,8% de las veces en el actual 111º Congreso de Estados Unidos, que acaba hoy su legislatura.

John Boehner, ayer en un acto de fin de campaña en Cincinnati.
John Boehner, ayer en un acto de fin de campaña en Cincinnati.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 02 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50