Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Guerra: civilización y barbarie

Las guerras suponen siempre un grado máximo de crueldad, destrucción y degradación humana. No obstante, con el paso del tiempo, se han logrado unas pautas de comportamiento que pretenden aminorar los efectos negativos de su naturaleza: respeto de la población civil, trato a los prisioneros, rechazo a la represión indiscriminada... Estas pautas representan la delgada línea que separa la civilización de la barbarie. Su asunción es lo que confiere una superioridad moral a las democracias en su enfrentamiento con otros regímenes totalitarios o con los grupos terroristas.

Las informaciones desveladas por los documentos de Wikileaks sobre la guerra de Irak y la desclasificación de diversos documentos secretos por parte del Ministerio de Defensa británico han permitido sacar a la luz una serie de prácticas que las fuerzas de estos países aplicaron en el conflicto iraquí y que atraviesan claramente la citada línea. Y una vez atravesada esa frontera, ¿dónde se halla la verdadera diferencia moral entre esas prácticas, efectuadas por Gobiernos democráticos, y las de grupos como Al Qaeda?

Si nos igualamos en la catadura moral perdemos nuestra razón de ser como sociedades democráticas y civilizadas y, por tanto, ese combate deja de ser una defensa de nuestras concepciones sociales y éticas, nos sumerge en la misma barbarie que combatimos y se convierte en un simple juego de intereses estratégicos o económicos. Juego que, además, no tenemos la seguridad de ganar.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS