Un hongo mata las encinas... ¡y el jamón de bellota!

La 'seca' en la dehesa obliga a reducir la producción de ibérico por la falta de frutos para los cerdos

Es octubre y comienza en la dehesa la montanera: encinas y alcornoques se desprenden poco a poco de sus bellotas para alimentar al ganado ibérico. Se trata de un fenómeno tan propio del clima mediterráneo y de la mitad suroccidental de la península ibérica como poco conocida es la situación de amenaza bajo la que se encuentra.

Un hongo, la Phytophthora cinnamomi, es el principal responsable de la seca, la enfermedad que afecta a encinas y alcornoques y cuyas consecuencias arrastran también a las vacas, animales de caza y la estrella del ecosistema, el cerdo ibérico. "Si la dehesa es una empresa, el cochino es el presidente", compara José Luis García Palacios, presidente del Foro Encinal y propietario de una finca en el Andévalo (Huelva), la zona, junto al sur de Portugal, más afectada por la seca.

Los ganaderos dan pienso a los animales ante la escasez de alimento

Durante la pasada temporada, García perdió entre 500 y 600 encinas. "Los dos últimos años han sido especialmente virulentos, algo que es especialmente grave por tratarse de árboles centenarios". En la última década, asegura, la provincia de Huelva ha perdido unas 5.000 hectáreas de dehesa debido a este hongo.

No hay más que echar un vistazo a la finca para distinguir perfectamente las áreas donde la phytophthora -responsable en un 80 o 90% de la muerte de los árboles- ha dado la cara: hojas extremadamente secas y quebradizas, ramas cubiertas de un manto blanco de hongos y líquenes o, lo que es peor, zonas vacías donde sólo hay restos de lo que fue.

García tiene unas 350 cabezas de cerdo ibérico este año, aunque ha llegado a tener 900. "Me ha afectado, pero no solo por el número de animales, sino por cuántas bellotas puedo darles y el coste que eso me supone". Antes, el ganadero daba a cada uno de sus cerdos la producción de siete encinas (para que un cerdo sea considerado de bellota, debe ingerir al menos los frutos de cuatro), ahora ha reducido esa cantidad a la de unos cuatro o cinco árboles. Los productores suplen con pienso la falta de bellotas. García alerta: "Tenemos que tener claro que jamones ibéricos de bellota deberá haber menos". Si no se reduce el ibérico en los supermercados, hay gato encerrado, avisa.

La voz de alarma de los ganaderos la expresa la presidenta de la Asociación española de criadores de cerdo ibérico, Elena Diéguez: "Hace 10 años nadie se preocupaba por el lince ibérico. Dentro de 50 años podemos estar todos echándonos las manos a la cabeza". Es la seca, pero también la crisis económica, la que ha provocado que desde 2008 la producción de cerdo ibérico se haya reducido un 40%. Los productores piden que se proteja desde la Administración, como se protege Doñana, el ecosistema de la dehesa, el hábitat natural del cerdo ibérico.

Piara de cerdos ibéricos en una dehesa en la sierra de Huelva.
Piara de cerdos ibéricos en una dehesa en la sierra de Huelva.IVÁN BOZA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS