Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los toreros dan el primer aviso a Cultura

González-Sinde creará un grupo de expertos para cuestiones relativas a la fiesta

Actitud favorable. Estrategias. Próximos objetivos. A pesar de su deseo de evitar la politización de la tauromaquia, destacadas figuras del escalafón emplearon ayer términos de acentuado tono político para valorar el encuentro que mantuvieron con la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. Sobre la mesa del almuerzo en sede ministerial, un asunto prioritario: la solicitud de traspaso de las competencias relativas a las corridas de toros asumidas por Interior al gabinete de Cultura. La respuesta de Sinde, según los diestros, fue "una actitud favorable, afirmando que podría estudiarse el eventual traspaso de un ministerio a otro si es administrativamente posible".

El matador Enrique Ponce hizo esta afirmación mediante la lectura de un comunicado en el hotel Vincci Soma poco después de las cinco de la tarde. Ponce citó el texto de un folio oficial que habían recibido y donde puede leerse que "el valor de la tauromaquia está por encima de enfrentamientos ideológicos". Dicho folio también recogía el compromiso de González-Sinde para crear un "grupo de expertos que analice la situación de la Fiesta desde un punto de vista alineado con los tiempos actuales".

Junto a Ponce comparecieron ante los periodistas Cayetano Rivera y Julián López, El Juli, mientras que el resto de matadores que también se reunieron con la ministra -Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y Manuel Jesús, El Cid- prefirieron guardar silencio sentados junto a la concurrencia.

Todos quisieron restar importancia a que no trascendiese foto alguna del cónclave, algo que desde el ministerio achacan a que "no hay fotos de los numerosos encuentros con los sectores que mantiene la ministra a diario". El Juli destacó que habían encontrado "las puertas del ministerio abiertas para la promoción y el fomento de la fiesta". Y añadió: "Tampoco hemos ido a hacernos una foto con González-Sinde. Además, su postura ha sido clara: los toros no están prohibidos en Cultura".

Los comparecientes recalcaron la "incongruencia" que para ellos supone que los toreros reciban medallas de oro al mérito a las Bellas Artes mientras que las competencias relativas a la tauromaquia "están en otro ministerio". A pesar del optimismo que mostraron, era imposible evitar cierta desazón, como si todo obedeciese a un tardío contraataque tras la prohibición de las corridas aprobada este verano en el parlamento catalán.

Los matadores asintieron al respecto. Y prefirieron hablar de la reunión de ayer. "Entre los próximos pasos, reunirnos con Interior, con el Defensor del Pueblo... Haremos lo que haga falta", sentenció El Juli antes de reclamar la unión de los dos principales partidos políticos españoles respecto a la fiesta. "El toreo no es de izquierdas ni de derechas; es de todos".

Hablando de política, Enrique Ponce calificó la posición del Gobierno respecto a los toros como "no muy positiva". Y sobre la postura del PP acerca de llevar las competencias relacionadas con la lidia a Cultura si gobierna, Ponce apostilló: "Nosotros agradecemos todo lo que sea bueno para la fiesta, pero no queremos que se politice el toreo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2010