Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres toman la medicina

El 72% de los estudiantes de las facultades catalanas son alumnas

Siete de cada 10 alumnos de medicina son chicas en Cataluña. Hace 20 o 30 años, las mujeres copaban los estudios de enfermería. Pero las chicas avanzan también en el oficio médico desde hace una década y están copando estos estudios. El 72% de los alumnos de Medicina en las universidades públicas catalanas son mujeres. Con ligeros altibajos, el porcentaje de chicas se mueve entre el 70% y el 73% en los últimos años.

Jordi Pérez, decano de Ciencias de la Salud y de la Vida de la Pompeu Fabra, dice: "A mediados de los años setenta, cuando yo empecé los estudios, era al revés. Creo que se debe a que las chicas llegan con mejores notas de la selectividad y que son más constantes que los chicos. No digo ni más ni menos inteligentes. Digo más constantes", agrega este decano.

Las chicas llegan con mejor nota del expediente de bachillerato

El efecto de la feminización de la carrera se está notando cada vez más en la colegiación y en la vida laboral. Si las siete facultades de medicina catalanas -seis públicas y una privada- siguen copadas por mujeres, en pocos años, la profesión de médico será aún más femenina. "La feminización se nota en nuestros colegiados. En nuestro caso, las mujeres son ya más del 40% de los más de 30.000 colegiados y están subiendo", dice Carmen Arrizabalaga, secretaria del Colegio de Médicos de Barcelona y consultora médica hospital Clínic.

Entrar en una facultad de medicina tiene mérito. Hay que tener una nota alta y, además, estar preparado para afrontar una carrera de seis años (dos más que la mayoría) y otros tres o cuatro formándose como médico interno residente. Las notas para entrar en medicina son de las más altas de la selectividad. Las notas mínimas de corte van de 11,6 a 12 puntos sobre un tope de 14. La nota de corte es la mínima exigida para entrar en una carrera y depende de la oferta y la demanda de plazas.

Tomando datos de las últimas pruebas de selectividad se comprueba que las mujeres tienen una nota de expediente académico, algo mejor que la de los chicos: 7,16 de media ellas frente a 6,9 de ellos.

Ramon Brugada, decano de la facultad de medicina de la Universidad de Girona, afirma: "Yo creo que puede deberse [la feminización de la carrera] a que las chicas están más centradas en los estudios. Estamos en una sociedad de estímulos continuos y muchos chicos se interesan más por el deporte y por jugar con las máquinas".

Para Francesc Cardellach, decano de la facultad de medicina de la Universidad de Barcelona estas cifras significan que "la mujer ha asumido su papel social. Hace tiempo que ya no se ve la figura del médico como la del hombre. Además, las mujeres sacan buenas notas y son aplicadas".

En la Universidad Internacional de Cataluña, que es privada, el porcentaje de mujeres que cursan medicina es algo más bajo que en las públicas, aunque también dominan: el 63%. Albert Balaguer, decano de Medicina y Ciencias Sociales de esta universidad, dice: "Las chicas suelen tener mejores notas en bachillerato. Quizá nosotros tenemos menos mujeres porque algunas optan por las facultades públicas en primera instancia". La matrícula suele ser cuatro o cinco veces más barata en las universidades públicas.

PAULA FLUVIÀ: Alumna

"Es mucho trabajo, pero estoy contenta"

"Intenté entrar en biotecnología, pero no pude y me decanté por medicina. Estoy contenta, aunque la verdad es que son muchas horas de trabajo cada día", dice esta alumna de sexto de medicina de la Universidad de Barcelona. "Todavía no sé lo que haré en el futuro. Lo decidiré cuando acabe, pero lo que más me gusta son las especialidades no quirúrgicas como respiratorio y cardiología", dice Paula, de 22 años, que espera terminar la carrera este curso. "En mi clase las chicas somos muchas más que los chicos: unas 60 de 80".

CINTA ALBACAR: Alumna

"Nosotras somos más constantes"

"Creo que he sido buena estudiante. Siempre he dedicado tiempo al estudio. Ahora, en la carrera, más todavía. Aquí las clases ocupan ocho horas cada día y cuando hay exámenes más todavía. Somos muchas más chicas en clase que chicos. Creo que las mujeres somos más constantes y muchas tenemos mejores notas que ellos en el bachillerato y en la selectividad. Eso ayuda a entrar en medicina", dice Cinta, de 23 años, que está en el último curso de carrera en la Facultad de la Universidad de Barcelona, en la calle de Casanova.

ELIA DOMÈNECH: Alumna

"Nos gusta más el trato con el paciente"

"Hice el bachillerato científico. No tenía claro qué carrera hacer. Pero el primer año me motivé mucho y ahora me doy cuenta de que he acertado y que esto es lo mío. Las mujeres somos mayoritarias en medicina porque creo que nos gusta más el trato con el paciente", dice Elia, de 22 años y que está en el último curso. "Me gustan más las especialidades médicas que las quirúrgicas. Aún no tengo decidida la especialidad cuando acabe la carrera. De momento, me centro en el trabajo: nueve horas diarias de clases y cuando hay exámenes más todavía".

JOAN MIR: Alumno

"Son responsables, más estudiosas"

"Entré en la carrera en la primera opción. Mi padre, mi abuelo, mi tío y un hermano son médicos y otro hermano también estudia medicina. Pero no hay ningún médico mujer en mi familia. Ahora las cosas han cambiado y las mujeres son mayoría en la facultad. Creo que son muy responsables, muy estudiosas. Cogen muy bien los apuntes", afirma este alumno de 23 años, que está en el último curso de medicina en la UB. "La carrera da mucho trabajo. Me gustaría cursar psiquiatría, pero aún lo tengo que acabar de decidir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de septiembre de 2010

Más información