Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países ricos recortan la ayuda para combatir la pobreza extrema

La ONU reconoce "enormes deficiencias" para cumplir los objetivos del milenio

Quedan cinco años para que termine el plazo de consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que persiguen reducir la pobreza extrema a la mitad en 2015, y todo indica que lo conseguido hasta ahora hace difícil que la meta se alcance a tiempo. Naciones Unidas afirma en un informe publicado ayer que son "enormes las deficiencias" en el cumplimiento de esos objetivos. Uno de los puntos más conflictivos es la ayuda al desarrollo, que permaneció congelada en 2009 y sufrirá más este año. El organismo calcula que la cantidad donada este año por los países pobres será entre 13.700 y 15.200 millones de euros inferior al objetivo oficial previsto para todo el año, de unos 96.000 millones de euros.

"La continua crisis del empleo y el espacio fiscal cada vez más limitado no solo plantean riesgos para la recuperación de la economía mundial, sino que también dificultan el logro de los objetivos del milenio", afirma el organismo en su informe, presentado a una semana de la cumbre que tendrá lugar entre el 20 y el 22 de septiembre para revisar e impulsar los progresos en la lucha para sacar de la extrema pobreza a 1.400 millones de personas.

La ayuda al desarrollo está siendo una gran víctima de la crisis. En su informe, la ONU destaca que la ayuda fue de casi 91,7 millones de euros el año pasado, lo que supone un aumento de menos del 1% y deja la media en el 0,31% del PIB, muy por debajo del objetivo acordado del 0,7%, que solo cumplen Dinamarca, Luxemburgo, Noruega, Holanda y Suecia. Para este año se espera también una evolución negativa, con un déficit de 13.000 a 15.000 millones sobre lo previsto (el 80% iba a África). "La crisis económica es una amenaza, aunque no sabemos cuál será la magnitud del impacto; una parte de las personas que han conseguido salir de la pobreza volverá a ella enseguida", explica Steve Groff, subdirector del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los efectos de la crisis han impactado en los más débiles. En 2009, el producto interior bruto (PIB) por habitante disminuyó en 54 economías en desarrollo. Y este año la crisis generará 64 millones de pobres más. Antes de la recesión, entre 1990 y 2005, el porcentaje de pobres registró una notable reducción: del 46% al 27%. "Los progresos en el cumplimiento de los objetivos del milenio han sido muy desiguales por regiones. Gran parte de la reducción de la pobreza en los últimos decenios se ha concentrado en China, India y Asia oriental, mientras ha habido aumentos de la pobreza en Asia central y África subsahariana", asegura Iliana Olivié, investigadora principal de cooperación internacional y desarrollo del Real Instituto Elcano. Mientras el porcentaje de pobres en Asia oriental ha pasado de 1990 a 2005 del 60% al 16%, en el África subsahariana ha caído del 58% al 51%. "Hay países que han conseguido reducir el porcentaje de pobres, pero tienen más desigualdades, como es el caso de India", añade Kattya Cascante, de la Fundación Alternativas. La ONU también está preocupada por la parálisis en las negociaciones para la liberalización del comercio mundial y por la situación de la deuda de los países pobres, otros dos escollos para conseguir sus objetivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 2010