Un caso de corrupción en Brasil salpica a Rousseff

La campaña de Dilma Roussef, la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) y favorita a ganar a las elecciones del 3 de octubre, se ha visto salpicada por acusaciones de corrupción.

Según la revista Veja, la sustituta de Rousseff al frente del Ministerio de la Casa Civil (una suerte de número dos del Ejecutivo), Erenice Guerra, podría estar implicada en una presunta trama de tráfico de influencias y pago de comisiones.

Guerra ocupaba el cargo de asesora y mano derecha de Rousseff, entonces Ministra de la Casa Civil, cuando la empresa de su hijo, Capital Assessoria e Consultoria, maniobró de manera turbia para que la compañía de carga Mater Top Airlines (MTA) consiguiera renovar su contrato con la Agencia Nacional de Aviación Civil.

Más información
La dimisión de la 'número dos' del Gobierno brasileño abre una crisis en plena campaña electoral

La revista afirma que Guerra estaba al corriente de las comisiones que su hijo, Israel Guerra, se estaba embolsando.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS