Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

400 euros para no hundirse

La Comunidad concede 14.050 sueldos mensuales para gente sin recursos, 5.390 más que en 2008 - UGT calcula 350.000 'necesitados' en Madrid

Se llama Renta Mínima de Inserción. Es un sueldo mensual para gente sin recursos que concede la Comunidad de Madrid; 406 euros de media. Tienen derecho los ciudadanos de entre 25 y 65 años que ganen menos de 375 euros al mes y no sean propietarios de una vivienda de más de 180.000 euros. Hoy son más que nunca: 14.050. En 2009 eran 10.329 y en 2008, al estallar la crisis, 8.657.

Y hay datos más negros. UGT calcula que en la región hay 350.000 personas "en riesgo de exclusión social", un concepto atribuido por la UE a quienes tengan en su bolsillo menos de 585 euros mensuales. De acuerdo con este baremo, en Madrid habría un gran número de pobres que no serían lo suficientemente pobres (375 euros al mes) como para recibir la Renta Mínima. El panorama se completa con los inmigrantes que no tienen residencia legal y por lo tanto no pueden recibir la ayuda.

La Renta Mínima está destinada a los que ganan menos de 375 euros al mes

Casi el 70% de los beneficiarios de la Renta Mínima son mujeres

La economía española está inmóvil. En Madrid hay 560.000 parados, 292.000 más que en 2008. Mucha gente pide un salvavidas. Son ciudadanos con necesidades básicas, en lenguaje político; pobres, en lengua española.

"Llevaba trabajando 18 años de secretaria, sin parar. Mi última empresa fue una constructora. Se fue al garete hace dos años". Concha Sáez, de 49 años, explica su situación en la puerta de los servicios sociales del popular distrito de Tetuán (Madrid). Hace poco que se le acabó la ayuda del Estado para los desempleados que dejan de cobrar el paro (426 euros mensuales durante seis meses; una subvención especial en tiempos de crisis que el Gobierno prevé cancelar en febrero de 2011). Sáez, soltera y sin hijos, vive sola en un piso de 30 metros. Dice que todos los días envía su currículo a empresas. "¡Mando 40.000 diarios!, por Internet, y no sé adónde van a parar, porque nadie me contesta".

Actualmente Concha Sáez no tiene ningún ingreso. "¿Qué va a pasar conmigo?", se pregunta. Su madre, le da una respuesta: "Yo lo que puedo hacer es ponerte un plato de comida". Ella espera que le concedan la Renta Mínima.

Casi el 70% de las personas que reciben este sueldo de supervivencia son mujeres. El perfil tipo, según la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, es el siguiente: mujer de 43 años, con más de un hijo, vive de alquiler, está en paro, carece de educación superior. Es española.

Los inmigrantes son menos de un 20% los beneficiarios de la renta; serían más si los que viven en peores condiciones tuviesen permiso de residencia y derecho a solicitarla. "Al no tener papeles se les deriva directamente a otros servicios sociales", dice Guillermo Algar, de Médicos del Mundo.

Entre los extranjeros, la renta -un mínimo de 375 euros al mes y un máximo de 527- es especialmente importante para las prostitutas. "Les sirve algo para abandonar la prostitución y poder vivir", corrobora una portavoz de la Asociación para la reinserción de mujeres prostituidas. La mayor parte de mujeres con las que trabajan para sacarlas de la calle y formarlas para un empleo digno, explica, son brasileñas, rumanas y paraguayas, de 18 a 25 años. También hay españolas, que suelen ser algo mayores, entre 30 y 40 años.

El viernes pasado en la oficina de servicios sociales de Tetuán había un goteo constante de inmigrantes. Carlos Rodríguez, por ejemplo, un cubano de 30 años que vino recientemente de La Habana a Madrid, con nacionalidad española. "Allí el trabajo está muy malo, pero aquí llevo tres meses buscando y nada", cuenta. Es pastelero ("dulcero", precisa). Vive en un piso de dos habitaciones con su mujer, su hijo de cuatro años, la tía de su mujer y su esposo, todos cubanos. Los 3.000 dólares (2.400 euros) que trajo de Cuba se han esfumado. "Nos arreglamos con la ayudita que le mandan a mi mujer sus familiares de Nueva Jersey", afirma Rodríguez, que también espera que le concedan la Renta Mínima.

Él se va y llega Hilaria Pérez, dominicana de 63 años, con los papeles en regla, en paro. Está con su hija Kety, de 28 años, que lleva a sus nietas en un carrito. Dos gemelas bonitas de ocho meses, Chantal y Charina. Falta Manuela, la hija mayor, de siete años. Viven las cinco en un piso pequeño de un edificio deteriorado de Tetuán, con una corrala agradable. Su único sostén son los 600 euros de paro de Kety, que perdió su empleo de camarera al quedarse embarazada. Asegura que desde que en 2003 llegó a España siempre había tenido un puesto de trabajo en la hostelería. Hasta ahora.

Después de subir a la oficina a solicitar una renta para la abuela, la familia se va a casa. El periodista les pregunta si quieren que se les haga una foto en su piso. Kety dice que no: "Para que todo el mundo sepa que estamos así...". La señora Pérez acepta: "Hija, ser pobre no es una vergüenza".

La pobreza en cifras

- La renta mínima de inserción existe en Madrid desde 2002. En nueve años se ha doblado el número

de beneficiarios. En 2002 fueron 7.387, y en 2010, 14.050.

- Las 14.050 rentas favorecen directa o indirectamente

a 40.000 personas.

- Entre 2008 y 2010 ha aumentado un 62% el número de personas a las que se le concede la renta. La Comunidad de Madrid asegura que no dispone de datos anuales sobre cuántas peticiones le llegan y cuántas se deniegan.

- El mínimo de renta mensual que se concede en Madrid son 375,53 euros y el máximo 527. En Cataluña, el mínimo son 414,12 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 2010

Más información