Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tercio de los españoles tiene una mala opinión de los judíos

Un 35% admite su rechazo al pueblo hebreo, y un 53% a los musulmanes

Uno de cada tres españoles (el 34,6%) tiene una opinión desfavorable para los judíos, según una encuesta sobre antisemitismo elaborada por la Casa Sefarad Israel y presentada ayer en Madrid por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Este porcentaje coincide con la creciente xenofobia contra los judíos observada por la Federación de Comunidades Judías de España, especialmente en la Universidad. A este organismo llegan quejas de alumnos sobre la hostilidad percibida en las aulas por estudiantes en torno a las políticas del Estado de Israel, "algo que nunca había ocurrido", señala Jacobo Israel, presidente de la federación.

El lado menos tenebroso de esta "lacra", como la denomina Moratinos, es que el antisemitismo español es menor del que reflejaban las encuestas internacionales; no es violento, según destaca Diego de Ojeda, director general de Casa Sefarad, y está vinculado a los castigos de los gobiernos israelíes contra los palestinos, más que al hecho de ser judío.

Los judíos españoles perciben más hostilidad por la política israelí

"Si Israel no es noticia, no pasa nada, pero cuando los medios destacan alguna acción en Oriente Próximo notas el vacío de tus compañeros", dice una estudiante de 20 años de la Complutense de Madrid que quiere ser identificada como Hannah, aunque su nombre real pertenece al santoral católico. "A raíz de una acción en Gaza, mis amigos judíos de Twitter colgaron una imagen con la bandera de Israel y la leyenda Siempre contigo. Enseguida empecé a notar que mis compañeros me rehuían. Una amiga me comentó: ¿Sabes que dicen por ahí que eres judía? ¿No será cierto? Lo que más me dolió", recuerda Hannah, "fue su tono de espanto". Esta estudiante dice estar harta de los omnipresentes carteles de su facultad con la estrella de David tachada, o con acusaciones de genocidas a los israelíes o la pegatina del microondas, inamovible desde hace varios cursos: boicot a Israel, "por lo hablar de la marcada ideología antisemita de muchos profesorer".

Ella no ha recibido insultos, más bien una hostil indiferencia, pero Jacobo Israel denuncia que las agresiones van en aumento y que a él le reventaron una conferencia en la Complutense en 2009 al grito de Adicto a la usura. El Observatorio de Antisemitismo da cuenta también de la agresión de 200 estudiantes de la Autónoma de Madrid al empresario Eytan Levy, cuando iba a participar en un encuentro sobre energías renovables en junio, con el ataque ordenado por Netanyahu contra la llamada Flotilla de la Libertad en la mente de todos.

Dos sondeos internacionales -PEW Global Attitudes, en 2008, y Anti Defamacion League, en 2009- situaban el rechazo de los españoles a la cabeza de la UE, con porcentajes del 45% y 48%. Muy preocupados por estos datos, Casa Sefarad y Exteriores encargaron una encuesta para tratar de compreder semejante actitud en un país que, como recuerda Diego de Ojeda, no se concibe sin trece siglos consecutivos de presencia judía ni se explica tampoco ante la integración de los 45.000 judíos españoles. "Son invisibles e insignificantes como porcentaje de población. Es un antisemitismo imaginario", dice Ojea.

De la encuesta destaca destaca el mayor rechazo español -53,6%- hacia los musulmanes, con mucha mayor presencia en el país, pues ya suman ya millón y medio. Ojeda dice que en el caso de los judíos "el rechazo es menor del esperado y se limita casi siempre a declaraciones u opiniones; rara vez la violencia verbal pasa a la acción. Es un problema de ignorancia, de creer que lo que hacen determinados gobiernos es apoyado sin rechistar por todos los judíos del mundo".

Las preguntas del sondeo -1.020 españoles no inmigrantes de muestra, datada en abril- hacían referencia a la opinión favorable o desfavorable sobre cinco colectivos religiosos -católicos, ortodoxos, judíos, protestantes y musulmanes- y su influencia en los conflictos nacionales e internacionales. De una lista de ochos grandes países del mundo facilitada por los entrevistadores, Israel fue señalado como el segundo más impopular, después de Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de septiembre de 2010