Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Iglesia de Florida planea quemar copias del Corán el 11-S

El general Petraeus advierte de que la acción incendiará al mundo islámico

Como el fanatismo no atiende a razones, poco importa que el hombre al frente de las tropas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán le haya pedido cancelar sus planes de quemar cuantos más coranes mejor el próximo sábado, noveno aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre. El pastor Terry Jones hace oídos sordos a la advertencia del general David Petraeus de que la hoguera puede "poner en peligro a las tropas y los esfuerzos conjuntos" para acabar la guerra contra los talibanes y asegura que seguirá adelante.

"En lugar de que se culpe a nuestra Iglesia por lo que otra gente hará o puede acabar haciendo, ¿por qué no les mandamos un aviso? ¿Por qué no avisamos a los islamistas radicales de que si nos atacan nosotros también les atacaremos?", dijo el pastor ayer en diversos medios norteamericanos.

Su iglesia edificada en Gainesville (Florida) es muy pequeña -Dove World Outreach Center- pero su mensaje xenófobo puede tener consecuencias enormes. Y aun así, el pastor Jones insiste en que sus acciones no son de odio, sino una simple llamada de atención al mundo islámico y a los asesinos como Osama Bin Laden. De hecho, recurre a otro libro sagrado para justificar su locura pirotécnica. "De vez en cuando se ve en la Biblia que hay momentos en la vida en los que hay que decir 'ya basta' y ponerse duro".

Jones es autor de un libro titulado El islam es el diablo. La tesis mantenida por el pastor es que el islam espera la oportunidad de poder tomar el control de la sociedad norteamericana para imponer sus leyes. "En Estados Unidos existe libertad de religión, y esa es una de las razones por las que los musulmanes pueden practicar su fe aquí sin sufrir persecución. Las creencias islámicas están totalmente en contra de nuestra Constitución, del credo americano, de nuestra Biblia y de nuestra fe. Por ello, la Iglesia debe poner en evidencia al mal del islam".

El gobierno local de Gainesville le ha denegado el permiso para hacer la quema ceremonial de los coranes este sábado, pero el pastor está decidido a practicarla de todos modos. Su grupo de Facebook, titulado El 11 de septiembre es el día internacional de la quema de coranes aúna ya a más de 8.000 seguidores. En esa página se asegura: "Queremos recordar los peligros que conlleva el islam y el hecho de que el Corán está llevando gente al infierno. El Corán sólo puede llevar a la gente al fuego eterno, por eso el Corán se merece eso mismo: ¡El fuego!".

Petraeus se ha mostrado preocupado por que la quema pueda ser utilizada con fines propagandísticos por los talibanes y ha asegurado que "las imágenes del Corán ardiendo serían usadas por extremistas en Afganistán -y el resto del mundo- para incitar a la violencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 2010